cong irlanda de cine

Curioso nombre para este pueblecito del condado de Mayo, cercano al más famoso Connemara: Cong. Pues aparte del nombre, es una gran elección para hacer parada y fonda. Fundamentalmente porque es el principal escenario de la mítica peli de John Ford “El hombre tranquilo”. También porque sus calles típicas son muy agradables. Y porque tiene una abadía -con bosque incluido- la mar de chula!! ¿me acompañas? 🙂

Cong y la película El hombre tranquilo de John Ford

Empecemos por la peli. Es todo un mito en EEUU. Las cadenas de televisión la reponen una y otra vez, y supongo que no hace falta que os cuente los lazos que unen a esta pequeña isla con la mitad del continente americano. “Gracias a” la Gran Hambruna que obligó a aquélla emigración masiva al Nuevo continente.

El condado de Mayo fue uno de los más castigados en ese terrible capítulo de la historia, hasta el punto de que ha quedado un estribillo popular en la memoria “County Mayo, Mayo, God help us!” (“¡Condado de Mayo, Dios nos asista!”).

Ford hizo una peli costumbrista, buscando y rememorando sus propios orígenes (o eso dicen). En ella todos los tópicos sobre la Irlanda rural se dan cita.

Y para este pueblo, es un orgullo y un recuerdo imborrable. Buena parte de los extras se reclutaron de entre los habitantes, y tanto los exteriores como los interiores se rodaron allí.

cartel anunciando festival de El hombre tranquilo por 60 aniversario en Cong Irlanda

Hay otras localizaciones, como la del puente desde donde el protagonista para el carro y contempla su pueblo, que no está allí mismo, pero en esencia es Cong y no otro el lugar donde se desarrolla la mayor parte de la película.

En el verano de 2012 la película cumplía 60 años y se iba a celebrar un festival justo unos días después de pasar nosotras por allí. Casi que mejor no haber coincidido porque supongo que los precios se dispararían y estaría lleno a reventar de autobuses y gente.

placa conmemorativa de la película El Hombre Tranquilo de John Ford en agradecimiento al pueblo de Cong

En Cong hay guías que te llevan por los escenarios de El hombre tranquilo

Andando por allí nos encontramos con una pareja y el que parecía su guía.

A todas luces estaban haciendo el recorrido por los escenarios de El hombre tranquilo, y de hecho en un momento dado escenificaron la pelea al lado del río. Creo que alguien acaba cayendo al agua, pero es en la peli, claro. Así que si sois muy fan, no dudéis en hacer esa visita porque seguro que os cuentan muchas anécdotas e historias al respecto.

dos hombres junto al río escenificando escena de película de John Ford en Cong

Cong se sitúa entre dos lagos, el Corrib y el Mark, y se recorre fácilmente en un paseíto

Cuando llegamos estaba medio lloviendo. Después de preguntar en un par de sitios en los alrededores del pueblo (la mayoría son casas un poco apartadas), encontramos un hotel al lado de la gasolinera donde sí tenían habitaciones. Menos mal que llegamos a esa hora, porque un rato después el bar-restaurant y la recepción se llenaron de gente vestida como para una boda. Especialmente muchos chicos y chicas de unos 18-20 años absolutamente emperifollados. ¿Qué estaba pasando?

¡Se celebraba la elección de Miss Cong!! Toma ya. Exactamente igual que en las pelis americanas. Ellos con pajarita y ellas con elaborados moños y escotes palabra de honor. Y un tío pesado con el micrófono que nos hizo temer por nuestro sueño. Al final hubo fiestorro hasta las tantas pero estábamos tan cansadas que acabamos durmiendo.

La antigua abadía de Cong

Después de dejar las bolsas en la habitación, salimos a dar una vuelta y enseguida encontramos la antigua abadía.

Estaba abierta así que entramos a curiosear un poco, aunque al día siguiente volveríamos. La entrada es gratuita y de hecho no vimos ningún control al respecto, ni esa tarde ni al día siguiente.

Es una abadía agustina del s. XII.  Está bastante en ruinas pero lo que se conserva es realmente bonito. Parte de la fachada y el claustro, algo de la puerta principal, un torreón al que se puede subir. Uno de esos lugares de Irlanda tan románticos, tan históricos, tan, tan… ¡me encantan!

restos de la abadía de Cong con cruces celtas delante

jardín de la abadía de Cong

Un dato curioso: la comunidad se reunía en la sala capitular a confesar en público sus pecados. Uf, qué duro ¿no?

cruz celta con cabeza de cristo yacente en el centro en la abadía de Cong

restos de la abadía de cong con arcos y columnas con capiteles
Lo más interesante empieza justo a partir de ahí, ya que un sendero que parte del claustro te lleva directamente al río entre enormes árboles con troncos llenos de musgo y hiedra.

puente de piedra sobre el río de Cong rodeado de grandes árboles verdes que se reflejan en el agua

En el río hay un precioso puente y junto a él la casa de pesca de los monjes, del s. XVI.

casita de piedra sobre el río de Cong

Los bosques de Cong

Y cruzando dicho puente, de repente el bosque se hace mucho más cerrado y te encuentras envuelto en esa atmósfera especial de los bosques primigenios. Esos donde la luz del sol casi no llega al suelo, los chasquidos misteriosos se suceden a tu alrededor, y piensas en el miedo y calamidades pasarían los primeros hombres que decidieron establecerse aquí.

Leí que las poblaciones de esta región se formaron poco a poco, a partir de grupos nómadas, en una tierra que estaba cubierta de bosques como éstos en toda su extensión.

bosque de Cong con árboles cubiertos de hiedra muy verde

Después de andar por aquí todo el tiempo que quieras, dar un paseo por las callecitas de Cong es una delicia.

Algunos bares no lo eran en la época de la película, pero en concreto éste, el Pat Cohan, que era entonces la ferretería, se utilizó como escenario del bar. Con el tiempo acabo siéndolo. Para que luego digan que el cine no influye en nuestras vidas 🙂

pub de Cong con mesas y bancos en la calle

Muchas casitas de Cong están “primorosamente” pintadas, conscientes de que son fotografiadas en muchas ocasiones.

casitas pintadas de colores y tejados pronunciados en Cong

casa pintada de malva y calle de Cong

Y a nada que sales un poco del pueblo, lo cual es fácil de conseguir, la campiña irlandesa te espera en todo su esplendor. Más si tienes suerte y hace sol!

puente de piedra y árboles con colores otoñales en Cong Irlanda

Lo dicho, Cong es un buen lugar para saborear el tipismo irlandés, si no te queda muy a desmano en tu ruta por Irlanda.


 

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí