compartir y difundir viajar

Hace poco escribí un relato de viajes que presenté en el concurso de relatos de Moleskin. Cuando lo estaba terminando, empecé a «rumiar» algunas reflexiones que por fin me he decidido a escribir en éste post. Seguramente no sea la primera ni la última que te encuentres con un post así, pero aquí dejo las mías.

Mis reflexiones sobre compartir y difundir esto de Viajar

Hoy en día somos muchos escribiendo en la Red sobre nuestros viajes, o sobre el hecho de viajar.

pescadores en pinaza en el río níger gao compartir y difundir esto de viajar
Río Níger

La gran mayoría, motivados por la ilusión de difundir o compartir -que no es lo mismo-, a un público potencial.

mural de arte callejero compartir y difundir esto de viajar

También, supongo o me atrevo a decir, motivados por nuestras ganas de escribir, de ser autores de una obra.

No una obra en el sentido clásico y literario del término, sino una obra asincrónica, flexible, de capítulos más o menos cortos y por entregas, no siempre continuados entre sí. Autores al fin y al cabo.

La gran mayoría, además, acompañamos nuestros textos con las fotografías o vídeos que con más o menos arte vamos haciendo por esos caminos.

Observa que he diferenciado la palabra «difundir» de la palabra «compartir».

Según el diccionario de la R.A.E.:
Difundir: propagar o divulgar conocimientos, noticias, actitudes, costumbres, modas, etc.
Compartir: participar en algo.

gente alrededor de la estatua de la plaza de españa compartir y difundir esto de viajar

Antes, cuando Internet no existía o estaba en la fase 1.0, escribir sobre tus viajes se quedaba fácilmente en el cajón, en las libretas de viaje, o incluso en los archivos del Word 😉

Antes se compartían los viajes con tu microuniverso. Si te dejaban, claro.
Familia y amigos se sentaban -a veces pacientemente, y otras con ganas de verdad-, a ver las diapositivas o fotografías reveladas en papel mientras escuchaban las peripecias del viaje.

En mi casa esto ocurría con cierta frecuencia, porque mis padres son unos apasionados de los viajes. Y claro, les gustaba hablar de ello, recordarlo y compartirlo con aquellos que querían escuchar.

retrato en el barco de la excursión buscando ballenas en islandia
Foto hecha por mi padre en nuestro viaje a Islandia

Pero una cosa que siempre han hecho (o intentado) no es sólo exponer lo que han visto, no, si no hacer partícipe al interlocutor.

Mostrando fotos, prestando o recomendando libros, poniendo música para «ambientar». O directamente «organizando» viajes con más gente aparte de sus propios retoños (mis hermanos y yo).

Así, viajaron y viajamos acompañados de amigos, de hijos de hermanos (adolescentes), de compañeros del trabajo con cierta relación de amistad, con sus hermanos. No siempre íbamos los peques, por cierto, je, je.

Se trataba, y así sigue siendo porque no son muy amigos de las nuevas tecnologías, de transmitir esa pasión y ¿por qué no? encender la llamita, el gusanillo del viajar.

Porque Viajar, eso siempre me han enseñado y doy fe de ello, nos abre una puerta a entender el mundo, a los otros, a querer cuidarlo y a rechazar o combatir sentimientos negativos hacia lo desconocido.

guía de viaje a Sudán
Sudán [Foto de Santi Palacio]

La gran diferencia con ése método «clásico» de mis padres y cómo lo hacemos las generaciones como la mía, es que ahora con Internet no escribimos para gente conocida.

Más bien lo contrario, y quizá por eso algunos se dedican más a «difundir» que a «compartir». Por supuesto cada uno puede tomar y hacer libremente el camino que quiera, faltaría más!! pero yo me declaro fan del «compartir». Es decir, de tratar de transmitir y hacer partícipe de mi experiencia al otro.

¿Cómo?: aportando menos información práctica y más subjetividad, más relato, más imagen, quizá llegando a emocionar (si lo logro algún día dímelo, será un honor!!).

Petra fotos en el siq compartir y difundir esto de viajar

No creo que haya algo más bonito y agradecido que el hecho de que alguien te diga: me has despertado las ganas de ir a… y lo voy a hacer.
Uf, se me pone la piel de gallina :).

Quizá esto no venda (y no me importa), pero quizá de esta forma pueda superar la caducidad irremediable de las vivencias de gente como mis padres, sus amigos y familiares.

Aunque no sabemos si los fondos de este gran cajón que es Internet perdurarán, ¿verdad?

carreteras del himalaya indio compartir y difundir esto de viajar

¿quieres leer otras reflexiones viajeras? Aquí tienes toda la lista!


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí