plaza mayor de chinchón con niños corriendo en el centro

Dicen que Orson Wells frecuentó este pueblo e incluso hizo unas cuantas amistades con sus habitantes. Era la época en que los americanos venían a rodar pelis de Hollywood a España, y acababan rendidos a los encantos de la fiesta en general, y la taurina en particular. Pero Chinchón tiene más que ofrecer que esos recuerdos bizarros en blanco y negro, siendo una escapada fácil y accesible para hacer desde Madrid, en un día. Y puedes enriquecerla con un complemento perfecto: Colmenar de Oreja, un pueblo que te sorprenderá. ¿Te apuntas? 

Chinchón, el pueblo del anís y los ajos

Siempre que oía hablar de Chinchón, me venía a la mente el anís. Gran logro de marketing el que consiguió La Alcoholera, los fabricantes de Anís Chinchón, que se introdujo en las mentes de todos los españoles vinculando para siempre el producto al lugar. Con permiso de Anís El Mono, que en realidad era la botella más presente en mi casa aunque sólo fuera por aquéllo de usarla de instrumento musical (o sonoro) en las Navidades. 

El caso es que esta bebida alcohólica es ya una tradición centenaria que hoy en día exporta a México y América del Sur, entre otros lugares del mundo mundial. Un licor hecho a partir del grano de matalahúga. Nunca me ha gustado demasiado, todo hay que decirlo, pero ésta no es la cuestión. 

Luego están los ajos. Esos sí que me gustan, je, je. Es otro de los productos de la vega que puedes asociar muy tranquilamente Chinchón, y comprar en su plaza mayor. 

puesto de ajos en la plaza mayor de chinchón

¿He dicho plaza mayor? ¡Vamos al quid de esta visita!

La Plaza Mayor de Chinchón es la razón por la que yo quería ir a este pueblo, y por la que muchos turistas van año tras año. Ya sea a comerse un buen asado en alguno de sus numerosos restaurantes, o sólo a contemplarla y fotografiarla como es debido. 

La Plaza Mayor de Chinchón y todo su casco histórico fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en el año 1974

El lugar destinado a las ferias de ganado dio paso al hogar del Ayuntamiento de Chinchón. Desde entonces fue un lugar de encuentro, fiestas, corridas de toros, procesiones, y corral de comedias.

vista de la plaza mayor con la torre al fondo desde soportales con columnas

Se fue formando durante los siglos XVI, XVII y XVIII, y es rotundamente bonita. Con sus soportales aguantados por columnas de granito. Con sus balcones de madera pintados de verde y llamados de forma muy descriptiva “claros”. 

base de columna de granito en los soportales de la plaza mayor de chinchón
rincón de la plaza mayor con columna de granito grande y terraza con gente tomando algo
detalle de balcones de madera y hierro de chinchón

Me sorprendió su planta irregular, mucho más de lo que me imaginaba porque curiosamente no se aprecia bien en las fotos.

detalle de la plaza mayor desde arriba con sus balcones verdes

También me sorprendió algunos detalles como la Fuente de Arriba. Esta fuente es relativamente reciente, aunque centenaria, pero además de no estar fuera de lugar, tiene un halo histórico que me gusta mucho.

fuente de arriba de Chinchón con gran pilón y dos caños con agua muy limpia

Combinando el granito con la caliza, el hermoso pilón está bien limpio y presidido por el escudo de armas de Chinchón.

fuente de Chinchón con el escudo de armas en el centro

¿Por qué se llama Fuente de Arriba? porque hay una Fuente de Abajo que está en el extremo opuesto de la plaza, en el patio de la que hoy es la Oficina de Turismo. En realidad se trata del antiguo lavadero y ahí sigue el pilón, esperando a que alguien vaya a asear sus prendas, aunque me temo que espera en vano.

fuente de abajo o antiguo lavadero de chinchón

Siempre que veo un lavadero antiguo me acuerdo del pueblo de mi madre. Yo era pequeña pero recuerdo a mi abuela y otras mujeres de su generación dale que te pego lavando ropa. Algún día te lo enseñaré, pero ahora volvamos a Chinchón.

La plaza es preciosa, pero el pueblo no acaba ahí, aunque éste sea el punto más significativo con diferencia. 

mujer andando por una calle de chinchón hacia la plaza mayor

La torre sin iglesia y la iglesia sin torre

Esto sí que no lo sabía hasta que preparé la visita a Chinchón. En este pueblo presumen de tener una torre sin iglesia, y una iglesia sin torre, ahí es ná. 

Si miras hacia arriba desde la plaza, verás que hay una torre despuntando en el lado más alto del terreno. Es la Torre del Reloj, el único resto de la iglesia de Nuestra Señora de Gracia.

balcones de la plaza mayor y la torre del reloj al fondo

Parece ser que fue la iglesia más antigua del pueblo puesto que se conservan documentos que hablan de ella datados en el siglo XIV. El caso es que fue destruida en la Guerra de la Independencia Española, es decir, la guerra contra Francia entre 1808 y 1814.

Dicen que las tropas francesas se ensañaron en este pueblo y así lo atestigua uno de los grabados de Goya, el nº37, llamado “Esto es peor”.

El caso es que la torre sí sobrevivió y con el tiempo se ha restaurado no una, sino varias veces. 

Es muy recomendable subir hasta el mirador que la acompaña para disfrutar de las vistas de Chinchón. Por cierto, junto a ella está el Teatro Lope de Vega, que dicen es muy bonito, pero me lo encontré cerrado así que no te puedo contar más. Espero que tú tengas más suerte. 

calle de chinchón que sube hacia la torre del reloj
vistas de Chinchón desde el mirador de la torre
vistas de Chinchón desde el mirador junto a la torre del reloj
teatro de chinchón
Teatro Lope de Vega de Chinchón

¿Y la iglesia sin torre? La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción es la iglesia sin torre y está a escasos metros de la torre. Resulta que se construyó con piedra de Colmenar de Oreja.

En su interior hay un cuadro de Francisco de Goya presidiendo el altar: una representación de la Virgen. Dicen los entendidos que es un poco irreverente porque no lleva espinas y está rodeada de ángeles de ambos sexos. Por aquél entonces el maestro ya se había declarado ateo, así que… 

Otro lugar a destacar de Chinchón es el Parador. Está situado en un antiguo convento agustino con un claustro precioso. Y luego están los castillos, que tiene dos nada más y nada menos, aunque son de propiedad privada y no se pueden visitar. 

uno de los castillos con pájaros sobrevolando y el edificio de un convento delante
Edificio del Parador de Chinchón y uno de los castillos al fondo

Para rematar la jugada no dejes de dar un buen paseo por las calles del Chinchón histórico fijándote en los detalles de puertas, ventanas, blasones y balcones. Seguro que te gusta 🙂

calles de chinchón
rincón de chinchón con un carro antiguo y un trillo apoyado en una pared y al fondo la iglesia
Precioso rincón bajando hacia la plaza de Chinchón, con la iglesia sin torre al fondo
casa blanca en calle en cuesta adoquinada con cielo azul

Cómo ir a Chinchón desde Madrid

Chinchón está a sólo 45 kilómetros de la capital y puedes dar tantas vueltas como quieras, o como quiera el navegador, pero el camino es fácil saliendo por la A-3. Aunque te comas algunas curvas de más, te aconsejo que hagas uno de los trayectos pasando cerca de Morata de Tajuña porque el paisaje es bien chulo, especialmente en primavera. 

Si no tienes coche o no quieres cogerlo, has de saber que Chinchón está muy bien comunicada con autobuses que salen de Conde de Casal cada hora o menos. La empresa de transportes es La Veloz, y es la línea 337 Madrid-Chinchón-Valdelaguna. 

Dónde comer en Chinchón

La oferta de restaurantes es bastante elevada para el tamaño de este pueblo y la mayoría están concentrados en la plaza mayor.

No te voy a mentir, no son nada baratos, predominando el menú de 25 € en adelante (al menos los fines de semana).

Ahora bien, buscando, buscando, encontramos un sitio con menú de 17€ que nos resultó muy bien. Es el Mesón Casa Conrado. Está situado justo detrás de la Fuente de Arriba, no tiene pérdida y sí un número extenso de platos a elegir. Te recomiendo el chuletón, el entrecot o la hamburguesa de buey para el  segundo plato. Las raciones son más que generosas e incluyen vino o agua, café y postre.

plato de migas con huevo
Plato de migas con huevo, de primero, así, ligerito…
chuletón con patatas fritas del menú de Casa Conrado de Chinchón
Chuletón

Otra opción alternativa es comerte unas raciones o directamente un bocata. Y mucho más económico será pasarte por alguna de las panaderías, agenciarte un pan de pueblo, comprarte unos tomates de huerta en el puesto de la plaza (ojo, no lo dejes para la hora de comer porque habrán volado) y un pedazo de queso en alguna de las tiendas de productos típicos. Éxito asegurado también 😉 

Por cierto, si te gusta el dulce no dejes de buscar y probar las tetas de novicia y pelotas de fraile, aunque puede que en verano no las encuentres…

pan con forma de timón de barco colgado de puerta de panadería

Colmenar de Oreja, un buen complemento

Si Chinchón te sabe a poco, Colmenar de Oreja está a sólo 5 kilómetros de Chinchón. Es decir, son unos minutos en coche por la M-311 y a cambio te regalas un paseo por otro de los pueblos del sur de Madrid que es bien bonito. 

El pueblo debe su nombre al castillo de Oreja, cuyos restos están a sólo unos kilómetros, ya en territorio toledano. Digo pueblo pero en realidad tiene título de ciudad porque se lo concedió Alfonso XIII en 1922.

torre de iglesia con tejado terminado en punta y golondrinas volando en colmenar de oreja

Una cosa que hizo famoso a Colmenar de Oreja ya la he mencionado antes: su piedra. Las canteras que hay alrededor de la villa fueron las fuentes principales para construir el Palacio Real de Madrid y el de Aranjuez, además de “la iglesia sin torre” de Chinchón.

El caso es que entre esta y la actividad de fabricar tinajas de vino y aceite en sus hornos, Colmenar de Oreja tuvo sus buenos años y fue uno de los lugares más poblados de la provincia de Madrid. 

Siguiendo las señales que te indican dónde está el centro de Colmenar de Oreja, seguro que te encuentras enseguida con una gran iglesia.

Es la iglesia de Santa María la Mayor, muy grandiosa teniendo en cuenta el tamaño del pueblo. Rodeándola te encontrarás con que una parte de la misma es más un castillo que iglesia, y esto es porque la construyó la Orden de Santiago en el siglo XIII. De todas formas, un edificio religioso-militar no debería resultarnos extraño, siempre fueron de la mano estas instituciones.

torre de la iglesia de colmenar de oreja con el sol detrás y una farola con 5 brazos
muros con torres defensivas de la iglesia de colmenar de oreja vistos desde abajo

A todo esto, ojo con beber de la fuente (bonita) que hay en la placita posterior a la entrada de la iglesia. En uno de sus caños dice que el agua es potable, pero ¡en los otros no!

Muy cerca está la Plaza Mayor. Es distinta a la de Chinchón, más humilde si quieres, pero igualmente preciosa y por ello se ganó el galardón de Bien de Interés Cultural.

plaza mayor de colmenar de oreja

Casi podría decir que me gustó más por su sencillez, placidez, limpieza, piso igualado y aire rústico, labriego, de hacer siglos. Ahí lo dejo. 

plaza de colmenar de oreja con una terraza con sombrillas y rodeada de soportales con columnas y edificios de dos plantas
plaza mayor de colmenar de oreja

Una curiosidad que me perdí por despistada: bajo la plaza está el túnel de Zacatín y por ahí puedes descender a la Fuente del Barranco, desde donde obtener unas buenas vistas hacia el sur. ¡Ya tengo excusa para volver! 


Aquí tienes más escapadas en Madrid


Este post contiene enlaces a sitios afiliados al blog. Esto significa que si haces una reserva desde dichos enlaces, yo ganaré una pequeña comisión con la que me ayudas a mantener este blog, y en ningún caso tú pagarás más.


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí