Looking for Something?

Chinchero en día de mercado

Author:
chinchero perú

Nuestra inmersión en el Valle Sagrado de los Incas, una región llena de posibilidades en cuanto a yacimientos arqueológicos, villas y comunidades indígenas, y en medio de un paisaje maravilloso, se produjo el día de mercado de Chinchero, que significa “Hombres Valientes”.

Chinchero

Ya tenía yo ganas de andar de nuevo por un mercado local, así que mis expectativas eran bastante elevadas. Quizá fue por eso que no comprendí bien el lugar, estando allí. Luego os lo cuento.
Chinchero

Cooperativa textil

Desde Cuzco nos trasladamos por la mañana hasta Chinchero, que está bastante cerca. Nada más llegar, entramos a ver una exhibición de cómo hacen sus tejidos (Urpi), pues aquí son famosos por ellos. También lo son por ser una tierra rica en agricultura y ganado -lo llaman “el granero de Cuzco”-.

Chinchero

Hay varias cooperativas repartidas por el pueblo, completamente dedicadas a recibir a grupos de turistas (y a la producción de tejidos para la venta a los mismos) y con una organización milimétrica al respecto.

En la que estuvimos: un par de zonas donde te explican de dónde extraen los tintes, la lana y cómo se trata todo esto. Otro par de zonas para mostrar cómo tejen. Y una última para que compres.
De esta manera, reciben 2 grupos simultáneos y en cuanto terminas en el primer nivel, ya puede entrar el siguiente grupo.
La chica que nos tocó para las explicaciones parecía un robot, recitando con voz atiplada y tono monocorde el texto que se aprendió de memoria.

Chinchero

Chinchero

 

Así y todo, a pesar de que es un mini parque temático, la visita tuvo interés para mi porque… ¡me vuelven loca los tintes y los colores!
Creo que ya lo he comentado alguna vez.

Chinchero

Chinchero

Precisamente los colores extraídos de la naturaleza son los que más me gustan, y aquí pude ver por primera vez de cerca la famosa cochinilla, un parásito que vive en las chumberas y de donde se extrae el color rojo y todas sus tonalidades. Por este bichejo ha habido guerras, los piratas se daban de tortas en el mar por conseguir apresar barcos que transportaban esta preciada mercancía hallá por el siglo XVII. Los mantos de los obispos de la Iglesia, y de los reyes de todas las monarquías europeas, esperaban este colorante. Hoy en día se sigue utilizando tanto en cosmética como en alimentación, por ejemplo.

Chinchero

Chinchero

Chinchero

 

Las calles de Chinchero

Después recorrimos tranquilamente las callejuelas de Chinchero en dirección a su Iglesia.

Chinchero
Por el camino se ve claramente que las bases de las casas son incas.

Chinchero

Según llegaban los españoles, mandaban echar abajo todo lo que pudiera ser inca, a fin de aniquilar la identidad de este pueblo y reafirmar su poder ante los sometidos. Pero claro, estas construcciones estaban muy bien pensadas ya que contaban con los terremotos tan comunes en la zona, así que en cuanto se dieron cuenta los propios destructores decidieron conservar los cimientos y parte del muro original de las casas. Gracias a ello podemos contemplar cómo eran esas casas en su estructura, y el resto imaginarlo.

Chinchero
Igualmente, el adoquinado y sistema de zanjas para canalizar las aguas también se conservó en buena parte en las calles.

Chinchero

Chinchero
Aquí el inca Túpac Yupanqui se construyó un palacio de descanso en 1480. Este rey no murió de muerte natural, sino que fue envenenado por su concubina favorita. ¿Adivináis por qué? por supuesto, una intriga palaciega como en tantas otras ocasiones se han dado en la historia de la humanidad: quería que su hijo fuera el sucesor del trono, y no el hijo preferido del difunto… pero se ganó el exterminio de toda su familia, y el hijo por el que había actuado en su favor para ganar la sucesión del trono, condenado a prisión perpetua allí mismo.

Chinchero
Cuando los españoles estaban en Cuzco en 1536, el inca que reinaba en ese momento, Manco Inca, intentó reconquistarla pero no lo logró y fue perseguido. En su huida pasó por Chinchero y decidió arrasar la ciudad para que los españoles no pudieran abastecerse.

La iglesia de Montserrat se abre a la Plaza de Armas.

Chinchero
Enfrente de la iglesia hay una torre y una capilla, separadas por unas decenas de metros. Eran para los indios, ya que no eran admitidos en los templos de los españoles.
Chinchero

El interior está lleno de frescos antiguos en los que se observa claramente el sincretismo entre la religión católica y las antiguas creencias incas, pero está prohibido hacer fotos así que no os lo puedo mostrar. Además estaba llenísima de gente y empezaba la misa en esos momentos.
Chinchero

Chinchero

Chinchero

Las ruinas arqueológicas

Y… junto a esta plaza alfombrada de hierba, sorpresa! La ladera de la montaña llena de construcciones agrícolas incas. Una auténtica pasada por el tamaño y perfección de los muros y piedras labradas. Pensé “madre mía, y este es el aperitivo de lo que viene”…

Chinchero

Chinchero

Chinchero

Chinchero
Observamos a unas mujeres poniendo a secar papas. Los incas ya hacían esto en el siglo XV, cuando llegaron los españoles. Mediante un proceso totalmente natural las papas son desecadas al sol y completamente deshidratadas pueden guardarse durante años… incluso siglos! Cuando se van a comer, se rehidratan y listos. Un buen sistema para hacer frente a los años de malas cosechas.

Chinchero

El mercado

Volvimos a internarnos en el pueblo para ir al famoso mercado. Es un mercado semanal, y yo pensaba que estaría dedicado en su mayor parte a productos agrícolas y ganaderos.

Chinchero

Chinchero

Chinchero

 

Pero cuando llegamos, después de pasar por un par de calles llenas de tiendas de artesanía, nos encontramos con que también el mercado es, en al menos un 60%, de puestos de tejidos en diversas formas: bolsos y monederos, ropas, tapices, etc.
Chinchero

Chinchero
Pensé que era un “mercado turístico” que poco a poco está comiéndose a lo que yo entendía que era el mercado local: verduras y frutas, carne, chicha, pescado, y puestos de comida.

Chinchero

Pero no, resulta que el mercado de Chinchero -según me dijeron- es así, siempre ha sido así y aquí vienen a comerciar gentes de otros pueblos y comprar los textiles que necesitan pues son muy apreciados.

Camino por los puestos, y al fondo me encuentro con uno donde sirven a los locales una bebida blanquecina. ¿Será chicha? me quedo con la duda pues me da cosa preguntar y que me inviten a un trago… la verdad es que no me apetecía nada probarla, ja, ja.

 

Chinchero
Un par de puestos de carne, junto a los pescados, hortalizas y frutas.

Chinchero
Son las mujeres las que vienen y van por estos puestos, mirando qué comprar. También son las que venden. Muchas cargando a los bebés perfectamente embutidos en las mantas de ricos colores
¿Por qué será que en muchísimas culturas son ellas las encargadas de casi todo?

Chinchero
Muchas llevan el sombrero de Chinchero, de ala ancha y por supuesto con mucho color… como ya os dije, se podría hacer una ruta temática dedicada a los sombreros de las comunidades indígenas!
Además, lucen larguísimas coletas, con su pelo totalmente trenzado. Quizá parte del mismo sea pelo artificial, pero no lo parecía!
Chinchero

Chinchero

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí

Deja un comentario

¡Viaja seguro!

banner los viajes de Ali con IATI

Si quieres más información, pulsa aquí

¡Suscríbete al blog por correo electrónico y recibirás las nuevas entradas!

Únete a otros 100 suscriptores

Imágenes y sensaciones de…

imágenes y sensaciones

Postales de viaje

Postales de viaje

Blog asociado a MadridTB

Madrid Travel Bloggers

No os lo perdáis

Madrid Travel Bloggers