Looking for Something?

Chavín de Huántar

Author:
chavin de huantar

Nos despedimos con pena del Parque Nacional del Huascarán y del Callejón de Huaylas. En tres días intensos habíamos descubierto espacios maravillosos, y ya no volveríamos a ver al señor Huascarán, el pico más alto de Perú. Realmente me dio pena, pero había que continuar, La siguiente etapa era Chavin de Huantar, uno de los yacimientos arqueológicos más interesantes de Perú.

Altiplano de los Buenos Aires

Tras la última noche en Huaraz, tomamos rumbo a Chavin de Huantar. Lo más lógico es hacerlo al revés (visitar primero Chavin y después dirigirse a Huaraz antes de volver a Lima), pero quienes van hasta Chavín es para visitar el yacimiento arqueológico de la cultura preincaica más antigua encontrada hasta el momento (1.400 a.C.). Dicho yacimiento cierra los lunes,  y la combinación no nos venía bien así que lo hicimos al revés.

Cruzando el Altiplano de los Buenos Aires

El camino hasta allí consiste en un larguísimo día de carreteras repletas de curvas, subidas y bajadas. Las últimas horas se hacen especialmente cansadas. ¡Pensar en rehacer el camino al día siguiente se hacía duro!!
Luego no fue tanto, ya sabéis, cuando uno hace el camino por segunda vez siempre se hace más corto 😉

Primero subimos al Altiplano de los Buenos Aires. Se llama así porque nunca sopla un viento fuerte ni demasiado frío. Desde allí los nevados de la Cordillera Blanca nos saludaban, así que aunque no era lo mismo que en el Callejón, me puse contenta, je, je.

altiplano de los buenos aires

Laguna de Quenuccocha

Avanzando hacia ellos, por una quebrada, llegamos a la laguna de Quenuccocha. Un lago de preciosas aguas azules y verdes, presidida por el nevado Yanamarey Norte (5.237 m.).

laguna quenuccocha perú

Aquí se rodó “Paloma de Papel”, una película que habla sobre el reclutamiento y adoctrinamiento de niños por Sendero Luminoso para la lucha en la guerrilla. Les hacían actuar como señuelos ante el ejército. Les enseñaban a manejar las armas, a evitar las lágrimas. A no distinguir entre el bien y el mal en su concepto más puro. A matar.
Os la recomiendo, creo que está disponible en Internet.

altiplano peruano

No sé si fue ése mismo día cuando Héctor nos habló de la época del conflicto armado con Sendero Luminoso. Él estuvo en el ejército por aquellos tiempos y en “zonas calientes” como ésta. Nos habló de las barbaridades que se cometieron por ambos bandos, aunque afirma que no por el grupo en el que él estaba.

Las víctimas, como siempre, las buenas gentes del pueblo. Muertes inútiles por el fanatismo de un lado y el exceso de poder que dan las armas y la autoridad por otro lado. En estas pampas se oyeron los tiros, se hizo desaparecer a muchas personas que únicamente querían vivir en paz. O sencillamente les mataron de hambre robándoles toda su comida, ganado, leña con la que sobrevivir al duro invierno. Sus medios de subsistencia.

Impresiona que te lo cuente uno de los participantes que hoy es profesor de Historia y Guía Turístico. Con voz tranquila, manteniendo el sentimiento pero también el equilibrio en el relato. Esforzándose por llegar a cierta objetividad, aunque es imposible cuando has participado a ese nivel en los hechos. Gracias Héctor, un privilegio.

niña del altiplano peruano

Había bastante turismo local y unos niños se intentaban ganar unos soles con sus corderos y crías de llama en brazos, a costa de posar para los turistas.
También recuerdo a una pareja que me pidió hacerles una foto. Después, tras preguntarme si era chilena y responder que no, que soy española, me pidieron hacerme una foto con ella “para el Facebook”. Por ahí andaré, ja, ja.

laguna quenuccocha

Después de un túnel que cruza la cordillera a 4.500 metros de altura, llegamos a la provincia de Chavín

La carretera sigue pero casi sin asfaltar. Hay muchas curvas y pendientes de vértigo que hacen que la conducción sea lenta y pesada. Éste es el tramo más duro, estoy cansada hasta de leer, y el paisaje ya me resulta un poco agobiante.

Sequedad y pedregales ocupan casi todo el horizonte desde hace rato. Las montañas lucen desnudas prácticamente de nieve y glaciares que claramente han retrocedido en los últimos años.

Al cabo de… ¿un par de horas? vemos el valle de Chavín propiamente dicho y paramos.

El paisaje vuelve a cambiar. Es precioso, con las laderas cultivadas en terrazas como hacían los antiguos habitantes de estas tierras, hasta casi la misma cima.

valle chavín de huantar

La visita al yacimiento de Chavín de Huántar

En el fondo del valle hace un calor tremendo. Comemos algo enseguida, para evitar “la hora punta” de las visitas, y entramos en el yacimiento.
Tened en cuenta que no hay sombras en prácticamente ningún sitio del mismo. Hay que llevar agua, sombrero y protector solar (o bloqueador, como dicen allí).

El yacimiento fue descubierto por la ciencia -el lugar siempre ha estado habitado- por Julio César Tello, un médico graduado a principios del s. XX que continuó estudiando y especializándose en Antropología -becado- en EEUU y el Reino Unido. Es considerado “el padre de la Arqueología peruana”.

Perú debe a este apasionado por la Arqueología grandes descubrimientos, por ejemplo en Paracas y en el Valle de Urubamba.

yacimiento chavin de huantar

Poco a poco se ha ido reconstruyendo la historia del lugar, al principio un tanto misteriosa pues se encontraron restos de cerámica y tejidos de muchas otras zonas del Perú. En dichos lugares también se han encontrado objetos de aquí, pero no había evidencias de que fuera una cultura tan extendida.

Chavin de Huantar fue un centro de peregrinaje, una especie de “Lourdes” de la época.

Las gentes viajaban hasta aquí desde muchos lugares para rezar, consultar al oráculo, pagar limosnas, abastecerse de alimentos. Un lugar que difícilmente podría haber soportado una gran población estable, pero de fácil acceso siguiendo el curso del río Mosna.

río de chavin de huantar perú

El río Mosna, cuyas orillas llenas de plásticos contrastan con las calles limpias del pueblo, aunque no se aprecie bien en esta foto.

Los españoles ya hicieron referencia a este lugar cuando llegaron. Fray Antonio Vázquez de Espinosa, en el siglo VII, cuenta que vio:

Un santuario de los más famosos entre los gentiles; como entre nosotros Roma y Jerusalén, adonde venían los indios a ofrecer y hacer sus sacrificios, porque el demonio del lugar les declaraba muchos oráculos, y así acudían de todo el reino.

Y aún hoy en día se sigue excavando (allí estaban los arquéologos y peones dándole al pico y la pala).

yacimiento arqueológico chavín de huantar

Cuando Julio César Tello empezó, estaba prácticamente en su totalidad enterrado en unas pequeñas colinas junto al pueblo. La teoría dominante es que un gran terremoto sepultó el santuario. Quizá las lomas de alrededor aún oculten más tesoros arqueológicos.

chavin de huantar gran plaza

La gran plaza central del antiguo Chavin de Huantar

Las ruinas, a simple vista, no son especialmente bellas, pero tienen rincones sorprendentes y una historia apasionante.

Nos recibe una réplica de la “estela de Raimondi”.

Raimondi fue un naturalista italiano que visitó el lugar en el s. XIX y encontró la estela en casa de Timoteo Espinoza, que la utilizaba de mesa después de haberla encontrado en sus campos. La original se muestra en el Museo de Arqueología, Antropología e Historia de Perú, en Lima.

detalle de estela grabada chavin de huantar

Detalle de la estela de Raimondi

Delicadamente cincelada, representa a un dios que dicen se parece a Wiracocha, el dios Sol.

Después, la piedra que pudo ser observatorio astronómico

Más adelante, y tras pasar un buen rato bajo el sol implacable de la gran plaza central de lo que fue el santuario, fuimos al encuentro de una piedra con 7 hoyos que coinciden con las estrellas de la Nebulosa de Orión. Dicen que si los huecos se llenan de agua en una noche clara y en determinada estación del año, las estrellas se ven reflejadas en cada uno de ellos.

Pléyades

Las Pléyades, aunque vistas desde la latitud de España (más o menos la posición es la contraria)

chavin de huantar altar

Esta sería la primera de las demostraciones que encontramos en los yacimientos preincas e incas de cómo los sacerdotes utilizaban la observación del cielo para poder anunciar cuándo llegaban las estaciones meteorológicas.

Junto con la observación del clima y sus ciclos, “predecían” los acontecimientos que más importaban a un pueblo que dependía de la agricultura: lluvias, sequías, tiempo de siembra…

serpiente en chavin de huantar

Relieve de dos serpientes en un escalón de Chavin de Huantar

Un poco más allá “El Castillo” se alza con sus muros ligeramente inclinados para evitar que se derrumbaran por los seísmos.

Son los primeros muros de piedra labrados hace miles de años que veo en este viaje. Me dejan con la boca abierta por su perfección, sin saber que en realidad son algo “toscos” al lado de lo que vería más adelante. ¡Me encantan!

muros de chavin de huantar

columna grabada chavin de huantar

Detalle de una columna de lo que sería la entrada a uno de los templos

El submundo de Chavin de Huantar

Lo bueno de Chavín es que puedes entrar en el templo y sumergirte en las galerías construidas con enormes bloques de piedra. Alucinante.

En la Galería de las Ofrendas está el Lanzón de Chavín. Un monolito de cuatro metros y medios de altura, en forma de cuchillo, en el que están grabados los rasgos de un dios terrible.

lanzón de chavin de huantar

Hoy en día sólo se puede ver a través de un cristal. Antes se podía acceder hasta él y rodearlo pero ya se sabe, la gente no lo respetaba debidamente.
La galería es un poco claustrofóbica. Se visita en fila india, y si hay más gente esperando sólo puedes estar unos segundos. Se puede hacer fotografías, sin flash por supuesto (además rebotaría en el cristal y no serviría de nada).

En otro punto del templo hay una zona de galerías que realmente impresiona, mucho más altas y anchas. El trabajo de la piedra es maravilloso y me recordó mucho al yacimiento de la Edad del Bronce de Newgrange en Irlanda.

galerías de chavin de huantar

En todas estas galerías se encontraron vasijas con restos de bebida y comida, tubos con alucinógenos hechos a base una harina obtenida de un tipo de judía. También consumían el jugo de un cactus llamado San Pedro después de hervirlo más de 6 horas (mescalina), huesos de llamas, aves.

Aquí se encontraron huesos de 21 personas… cocidos o asados y roídos. Sí, se practicaba el canibalismo.

galerías subterráneas de chavin de huantar

túneles chavin de huantar

Por último, otro de los tesoros más célebres de este yacimiento: las cabezas clava

Quizá el mejor hallazgo es éste. Son cabezas de piedra que estaban empotradas en los muros exteriores del templo, a unos cuatro metros del suelo. Hoy en día sólo hay una en su lugar original, pero se han encontrado decenas de ellas y siguen saliendo más a la luz en cada campaña arqueológica.

cabeza clava de chavin de huantar

Todas tienen una cara distinta, de tipo felino.
La mayoría lucen ojos saltones.
Algunas, además, tienen unas líneas que salen de sus narices hacia abajo. Se cree que representan las mucosidades que tenían los sacerdotes o los iniciados cuando consumían mucha mescalina. Los ojos saltones también remiten a su estado por el consumo de droga.

Los rasgos felinos tienen también su explicación. Siendo el puma y felinos de este tipo animales muy importantes en la simbología de estas religiones, se cree que la aspiración -nunca mejor dicho- de los sacerdotes era convertirse en uno de ellos. Por eso utilizaban la mescalina y los otros alucinógenos.
Como en tantas otras culturas, los alucinógenos llevan a creer al ser humano que traspasa alguna puerta hacia otra dimensión. 

Dicen que vivían aquí unos 200 sacerdotes, todos hombres, pero no se ha encontrado ningún enterramiento hasta la fecha.

chavin de huantar cabeza clava

El museo de Chavin

Terminada la visita, con un cielo del que nos llegaban truenos, fuimos a ver el museo que hay a las afueras de Chavín.  Es muy interesante porque allí están la mayoría de cabezas clava originales encontradas en el yacimiento. Además hay una reproducción del Lanzón que te permite verlo entero, y buena parte de los hallazgos de cerámicas y otro utensilios. También hay fotografías de cuando Julio César Tello hizo las primeras excavaciones.
El edificio se ha levantado con ayuda de Japón, y la verdad es que la exposición está muy bien.
Eso sí, no se permite hacer fotos así que tenéis que ir a verlo!!

paisaje de chavin de huantar

El pueblo de Chavín

Nos quedamos a pasar la noche en el Hostal La Casona, un sitio un poco guarrete aunque su patio y tipismo es muy bonito. Su ubicación es la mejor, en plena plaza de Armas.

alojamiento en chavin de huantar perú

Nos dimos una vuelta por el pueblo mientras caía la noche. Chavín es bastante agradable, sobre todo viniendo de los pueblos del Callejón de Huaylas que ya no tienen arquitectura tradicional.

pueblo de chavin de huantar

Aquí las casas son de adobe y lucen pintadas de colores excepto las de la Plaza, que son blancas.

Callejeando te puedes encontrar con rincones tan curiosos como un molino de los de antes en plena faena, con la gran piedra moliendo el grano. Eso sí, a la mujer que estaba trabajando no le hizo ninguna gracia que nos asomáramos. Y menos con las cámaras colgando del cuello. Nos despidió con cajas destempladas.

calles de chavin de huantar perú

ambiente en chavin de huantar

Chavín de Huantar

Cenamos en uno de los sitios populares que hay detrás de la iglesia. Los parroquianos eran familias indígenas u hombres solos. Llegaban, comían y se iban con bastante rapidez. La tele estaba puesta y emitía noticias desastrosas. El periodismo alarmista que se estila por allí combinado con anuncios publicitarios que nos resultaban muy graciosos. También parte de una telenovela si no recuerdo mal, con actores muy sobreactuados y mucho melodramatismo.
No soy aficionada a la tele, pero de vez en cuando hay que ver un rato de la de donde vas, porque forma parte de su vida y refleja “algo” de ella.

Cuando nos trajeron nuestros platos no nos lo podíamos creer. Yo había pedido “Dieta de gallina”, una sopa hecha con gallina, algunas verduras y fideos. Otros pidieron espaguettis. Eran raciones enormes, gigantescas. ¡Una sopera entera para cada uno!

No pude casi ni empezar, a la quinta cucharada estaba agotada sólo pensando en la “faena” que tenía por delante y en lo imposible de la misma. Al final me dejé mucho más de la mitad.
¡¡Creo que ha sido la primera vez en mi vida que se me ha quitado el hambre al ver tanta comida destinada a mi!! El precio fue “de risa”. Junto con una bebida creo que no llegamos a pagar más de 3 € cada uno.

Chavín de Huantar

mercado de chavin de huantar

gente de chavin de huantar


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí

Deja un comentario

¡Suscríbete al blog por correo electrónico y recibirás las nuevas entradas!

Únete a otros 138 suscriptores

¡Viaja seguro!

banner los viajes de Ali con IATI

Si quieres más información, pulsa aquí

REFLEXIONES VIAJERAS

paseo fotográfico por palma de mallorca street art

GENTES DEL MUNDO

gentes de África

IMÁGENES Y SENSACIONES DE…

visita al parque nacional Serengueti amanecer

POSTALES DE VIAJE

fauna y flora de galapagos pinzon

FIESTAS Y CELEBRACIONES

gancheros del Alto Tajo empujando troncos

SOLIDARIOS

atardecer en pais lobi

Blog asociado a MadridTB

Madrid Travel Bloggers