tranvía amarillo circulando por el centro de lisboa

Lisboa ya no es la que era, decimos muchos de los que la visitamos hace años. Como tantas otras ciudades, ha limpiado fachadas y se han sustituido comercios de toda la vida por los que todos conocemos de nuestra propia ciudad. Seguramente la vida de los lisboetas ha mejorado en muchos aspectos, y en otros no. Nada nuevo bajo el sol. Con todo, el centro de Lisboa sigue siendo encantador en muchos aspectos, así que aquí vengo con un relato-itinerario por los barrios más emblemáticos y por eso populares. Baixa, Alfama y Chiado son las áreas que no te puedes perder, te hayas escapado para un fin de semana o para más días. Vamos con ellos 🙂 

La Baixa, el puro centro de Lisboa 

Creo que la gran mayoría de los turistas que vamos a Lisboa empezamos por aquí. Huyendo un poquito de las cuestas que nos esperan a derecha e izquierda, las que dominan los barrios de Alfama y Chiado o Barrio Alto. Y en sí mismo tiene un montón de atractivos que apuntarse para una escapada a Lisboa. 

La Baixa o Barrio Bajo tuvo que ser totalmente reconstruido después del terrible terremoto y sutnami que asoló Lisboa el 1 de Noviembre del año 1755, el día de Todos los Santos. Más de 100.000 personas perdieron la vida.  

gran edificio neoclásico en el centro de lisboa por la noche

El Marqués de Pombal, hombre fuerte del reino, fue el encargado de tamaña obra, y está claro que para esta parte de la ciudad utilizó escuadra y cartabón.

plaza del centro de lisboa con suelo con dibujos geométricos y nubes de tormenta

Curiosidad: muchas de sus calles llevan los nombres de los gremios que las ocuparon. Sapateiros o Zapateros es sólo un ejemplo. 

El Arco de Triunfo 

El Mirador de la Rua Augusta no es otro que un Arco de Triunfo que da paso a la Plaza del Comercio. Subir allí arriba y observar la plaza, por sólo 2,5 € (Febrero 2018) es más que recomendable. 

Lisboa en 20 fotos plaza comercio

El arco actual fue levantado en 1873 y lo coronan varias estatuas. En la parte más alta están representadas la Gloria, el Genio Supremo y el Valor. En una posición inferior están inmortalizados el mismo Pombal, Viriato (líder lusitano que hizo frente a la expansión de Roma en Hispania), Vasco de Gama (el primer comandante que navegó directamente hasta India) y Nuno Alvares (un destacado general portugués del siglo XIV).  

arco de triunfo iluminado por sol de atardecer con el río tajo al frente visto desde lejos en el centro de lisboa

Y si no me crees sobre el tema de las vistas, aquí tienes un par de ejemplos de lo que puedes ver desde allí arriba 🙂

Lisboa en 20 fotos plaza del comercio
Lisboa en 20 fotos panorámica

La Praça do Comercio

Empezamos pues por la parte más llana y cómoda para nuestros pies, la que nos lleva al balcón del Tajo que es la Plaza del Comercio o Praça do Comercio. También se la conoce como la Terraza de Palacio. Y este es, ya lo he dicho en otros posts, el lugar que más me gusta del centro de Lisboa

Me encanta esta gran plaza cuyo frente mira al río Tajo. Es amplia, bañada por el sol (si hace bueno) y rodeada de galerías porticadas en los tres lados que la conforman, listos para refugiarte en ellos si hace calor. 

galería porticada de la plaza de comercio con el sol entrando entre las columnas en el centro de lisboa

Más o menos en el centro se alza la estatua de Jose I, que era el rey que estaba en el trono cuando el terremoto. Dicen que desarrolló una fuerte claustrofobia (miedo a estar en espacios cerrados) después del mismo. 

Lisboa en 20 fotos atardecer

Recórrela, sigue las líneas del suelo, no te la pierdas al atardecer, contágiate de su vidilla y relájate ante este espacio urbano pero abierto al horizonte del río, que ya se parece al mar. Es un sitio para repetir, no digo más. 

fachada de gran edificio de piedra pintado de color amarillo junto a la plaza del comercio
Lisboa en 20 fotos atardecer en el puente
Vistas desde la Plaza del Comercio en Lisboa, Portugal

Subiendo hasta la Plaza del Rossio 

Las calles que parten de la Plaza del Comercio, en dirección contraria al río, han sido invadidas por las franquicias de moda que están en todas partes. Esto es verdad y me lamento por ello. Pero siempre puedes mirar hacia arriba y disfrutar con los edificios neoclásicos, o mirar al suelo y disfrutar de los adoquines que están dispuestos formando dibujos que atraen la mirada. 

También puedes salirte de las calles principales y entonces sí, encontrarás algún comercio de toda la vida, y un ambiente más lisboeta que de parque temático o turístico…

escaparate con latas de sardinas en las que pone 1942 que es el año de fundación de la tienda en el centro de lisboa
Comercio de conservas de la Baixa, una actividad que viene de muy lejos
comercio antiguo con escaparate modernista pintado de verde en el centro de lisboa
lisboa en 20 fotos tranvía

Si subes por la Rua Áurea, te encontrarás con el Elevador de Santa Justa. Este es un ascensor de hierro forjado con filigranas, que se construyó en 1902. Y ahí sigue, sirviendo a no sé cuántísimos turistas y algún local, como medio rápido y cómodo para salvar el desnivel entre el Barrio Bajo y el Barrio Alto o Chiado. 

elevador de santa justa entre edificios neoblásicos con balcones y farolas de hierro en el centro de lisboa

Con aires de Eiffel, a mí no me parece muy bonito, pero es cierto que las vistas desde su terraza son increíbles, más allá de que te sirve para alcanzar la Plaza do Carmo y el convento homónimo, del que luego te hablo. 

Consejo: como es probable que pases por delante del Elevador de Santa Justa varias veces, intenta subir en las horas de menor afluencia, o bien “madruga” para ver el atardecer desde arriba, que es la mejor hora (y no sólo lo sabes tú, claro). El precio del ticket es de 5,15 € (Febrero 2018). 

vistas de lisboa con la catedral y el río con luz de atardecer a través de una alambrada de rombos

Seguimos adelante por la misma Rua Áurea hasta llegar a la Plaza del Rossío, o Plaza Don Pedro IV. Otra estatua subida en un pedestal altísimo te confirmará que has llegado. Y sus adoquines con forma de olas de mar, también. 

vista aérea de la plaza de rossio en el centro de lisboa
Plaza del Rossio desde el mirador del elevador Santa Justa
estatua de la plaza de rossio con una paloma en la cabeza

En realidad ya no estamos en la Baixa, sino en el barrio de Rossio

Este era el lugar del mercado en la Lisboa medieval, y hoy es un punto de encuentro ineludible. Sus fuentes barrocas, preciosas, son sólo un detalle. 

Lisboa en 20 fotos fuente del Rossio

Destaca también, en uno de sus frentes, el Teatro Nacional Doña María II, que se erigió sobre las ruinas del Palacio de la Inquisición. 

fachada del teatro nacional en la plaza de rossio con fuente de bronce y gente paseando

Y desde el teatro, si miras hacia la izquierda descubrirás la bonita fachada de la Estación de Rossio con grandes puertas en forma de herradura. 

fachada de estación de rossio en lisboa con dos puertas con forma de herradura y ventanas con decoración de filigranas en el centro de lisboa

La Plaza Da Figueria y la Iglesia Sao Domingos

Muy cerca de la Plaza de Rossio, hacia el lado de Alfama y el Castillo de San Jorge, está esta otra plaza. Más recóndita, más popular, y con menos turistas, en ella destaca la Iglesia Sao Domingos

Entré en la iglesia por aquéllo de “a ver qué se cuece por aquí”, y me quedé con la boca abierta.

nave central de iglesia de santo domingo con columnas de piedra rotas y manchadas de hollín por el incendio y altar barroco al fondo

Ante mí se extendía una gran nave con enormes columnas de piedra adosadas a las paredes, todas ennegrecidas. Esto es así por el hollín de un gran incendio que casi se la lleva por delante a mediados del siglo XX.  Hay algunas estatuas medio fundidas por el fuego, y el resultado es un ambiente oscuro, lóbrego, muy solemne. Resulta que aquí hacía la Inquisición los juicios que terminaban casi siempre, o siempre, con la hoguera o el garrote vil para las pobres gentes que caían en sus manos. 

inglesia sao domingos con columnas rotas en lisboa
Lisboa en 20 fotos

Una buena opción es hacer un tour guiado por Lisboa, donde te contarán la historia e historias de la misma. Puedes reservarlo aquí.

Alfama, el barrio romántico de Lisboa

La Casa Dos Bicos, sede de la Fundación Saramago

El Barrio de Alfama empieza junto a la Plaza del Comercio, y una primera parada, imprescindible desde mi punto de vista, es la Casa Dos Bicos

Puedes llegar a ella rodeando la Plaza del Comercio por el lado izquierdo, mirando al río y andando un pequeño trecho por la Avenida Infante Dom Henrique. Un poco más allá giras a la izquierda por la Rua dos Arameiros y llegas enseguida a la Casa Dos Bicos. También puedes ir por el interior, desde la otra esquina de la Plaza del Comercio. El orden de los factores no altera el destino…

fachada de casa dos bicos con cartel grande de jose saramago

Este palacio que sólo tuvo que ser retocado un poco después del terremoto, fue construido en 1522. Su fachada, decorada o rematada con piedras en forma de picos (de ahí su nombre) ha visto pasar de todo. Se utilizó incluso como almacén de sal para el bacalao. 

En el piso bajo hay restos de murallas romanas que se pueden visitar de forma gratuita, pero para mí su principal atractivo reside en los pisos superiores. Allí se ubica la Fundación Saramago, cuyos objetivos fundacionales son la defensa y difusión de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la promoción de las literaturas y la defensa del medio ambiente. 

Puedes visitar la exposición permanente José Saramago, la semilla y los frutos situada en el primer piso, así como la Librería/Tienda del tercer piso.

cuaderno con apuntes de saramago en la exposición de casa dos bicos en el centro de lisboa

Si no has leído al Nobel de literatura Saramago, te recomiendo que lo hagas. El Ensayo sobre la Ceguera, el Memorial del Convento, y el Evangelio según Jesucristo son algunos de los títulos que más me han gustado, pero tiene muchos más. 40 libros, en concreto, entre novelas como las que acabo de citar, diarios y ensayos.

fundación saramago visita en fin de semana en lisboa

Saramago fue comunista y siempre defendió la libertad, los derechos humanos y la inclusión social. Sus libros tienen ironía, precisión, belleza… y francamente, me faltan palabras para describir a este gran hombre. 

Nuestra gran tarea consiste en hacernos más humanos

José Saramago
dedicatoria de Rafael Alberti a Saramago donde dice "con un abrazo"
El mismo año que visité Lisboa y vi esta dedicatoria de Rafael Alberti a su amigo Saramago, viajé a Chile. Una bonita casualidad.

La Catedral de Lisboa

Subir a la Sé (Catedral) desde la Casa dos Bicos, entre callejuelas llenas de azulejos y música de fado sonando desde algún restaurante o alguna casa, ya es un acierto en sí mismo. Y el premio es ver la fachada que es todo un icono de la ciudad. 

fachada de la sé de lisboa iluminada por el sol de atardecer con las dos torres cuadradas con almenas y una campana y el Tajo a la derecha

La parte inferior y parte del claustro son románicos, ya que se empezó a construir en 1160, pero el resto es gótico “de transición”. Entrar está bien, pero es el exterior, su escalinata, la calle empinada y el paso de los tranvías, lo que hacen de este un rincón precioso. 

tranvía junto a la facha de la Seo en Lisboa

Recuerda viajar con un buen seguro de viajes. Yo te recomiendo IATI Seguros, con quien yo viajo siempre, y en este enlace puedes conseguir un 5% de descuento sólo por ser lector de Los viajes de Ali.

Pero ¿por qué te digo que subir por ahí, y no por la calle principal marcada en todos los mapas, es un acierto? Pues porque desde ahí mismo empezarás a saborear el espíritu de Alfama en sus calles, llenas de casas rematadas con azulejos 🙂

calle con escaleras y barandillas de hierro en el centro alrededor edificios llenos de azulejos en tonos azules en el centro de lisboa
azulejos con imagen de un santo mirando un río y los peces asomando la cabeza hacia él, detrás de unas rejas en el centro de lisboa

El Mirador de Santa Lucía 

Toca seguir subiendo, pero no te lo lamentarás. Un poco más arriba el Mirador de Santa Lucía es otra parada básica de Alfama y de todos los turistas. 

Una plazoleta, un pequeño jardín, y la bonita Iglesia de Santa Lucía hacen de éste un conjunto precioso. Además hay dos murales de azulejos que no hay que perderse. Uno muestra la Plaza de Comercio antes del terremoto, y el otro la toma del Castillo de San Jorge por los cristianos

iglesia de santa lucía pintada de blanco con tejado de tejas y puerta roja y un mural de azulejos en el lateral en el centro de lisboa
mural de azulejos con la plaza del comercio antes del terremoto se ven coches de caballos y gente paseando en el centro de lisboa

Consejo: si hay mucha gente, siéntate y espera un poco a que se despeje. Te aseguro que gozarás de las vistas mucho más y mejor. 

vistas del fin de semana en lisboa
Vistas desde el Mirador de Santa Lucía

Las calles de Alfama

Te aviso, en Alfama te vas a entretener. A pesar de las cuestas, Alfama es un pequeño laberinto de calles llenas de encanto. 

[Si quieres ver las fotos a tamaño grande, haz click en una y sigue las flechas 😉 ]

Fachadas encaladas, otras pintadas de colores, marcos de piedra para las puertas y ventanas, señoras que se asoman a la ventana a tomar el sol o a tender la ropa, cafés y pequeñas tiendas donde tomarte un dulce… 

Si te apetece hacer una visita guiada por Alfama, te recomiendo la oferta que puedes ver aquí, dura 2,5 horas y está genial de precio.

El Castillo de San Jorge

No te lo puedo enseñar porque en mi última visita decidí no visitarlo, y las fotos de la anterior se han perdido en la memoria… ¿Te recomiendo visitarlo? Sí, porque es interesante y porque tiene un mirador muy bueno.

¿Por qué no volví a entrar? Porque me agobió la cantidad de gente que había, y eso que era el mes de febrero. Y porque confieso que estaba enganchada al callejeo por Alfama, así que no me apetecía esta visita en ése momento. Me paré ante la puerta principal, dudé, y finalmente lo dejé. Si es tu primera vez en Lisboa, no te lo pienses 🙂 

entrada al castillo de san jorge en el centro de lisboa

Sí te puedo contar que este castillo fue en origen una fortaleza romana, después visigoda, y por fin árabe. En el año 1147 fue conquistado por Alfonso Henriques, y en el lugar del alcázar árabe construyeron un palacio. Sin embargo, el palacio fue destruido por el terremoto (siempre el terremoto ¡debió de ser horrible!) y así quedó hasta que se acometió la reconstrucción tras ser declarado monumento nacional, ya entrado el siglo XX. Lo que encontrarás es básicamente un paseo por las murallas y unos jardines preciosos, además del citado mirador. 

El Chiado o Barrio Alto, el barrio más cañí de Lisboa

Bajamos a la Baixa y cruzamos al otro lado. Toda encaramarse a las colinas que se sitúan frente al castillo. Desde la Plaza Rossio puedes subir por calles bastante empinadas, o con el elevador de Santa Justa. Lo importante es que llegues a la Plaza do Carmo

El Convento Do Carmo o Convento del Carmen y su museo

Este es otro lugar de Lisboa que me encanta: las ruinas del Convento del Carmen. Dicen que era una de las iglesias góticas más bonitas de Lisboa, hasta que el terremoto de 1755 se la llevó por delante… casi.

convento do carmo desde el mirador del elevador de santa justa en el centro de lisboa
Convento do Carmo desde el elevador de Santa Justa
entrada gótica al convento do carmo en el centro de lisboa

La estructura original y la antigua cabecera de la iglesia quedaron en pie, y así es como hoy la contemplamos. Los arcos góticos parecen desafiar al cielo. Es como el esqueleto de un animal extinguido

detalle de arcos góticos de piedra recortándose en el cielo azul y con la media luna en el centro de lisboa
nave central del convento do carmo con arcos góticos recortándose en el cielo azul
reflejo de columnas del convento do carmo en un espejo en el centro de lisboa

Dentro hay un pequeño museo arqueológico muy chulo, que incluso tiene dos momias de Yungay, el lejano Perú, o un sarcófago del Antiguo Egipto. No te lo saltes, merece la pena pasar un rato 🙂

cripta con varias tumbas de piedra en el museo do carmo en el centro de lisboa
momias de yungai en vitrinas en el centro de lisboa

Las calles del Chiado

Si Alfama tiene ése aire entre romántico y lánguido, el Chiado es mucho más canalla.

Este era el barrio frecuentado por poetas y escritores, lleno de cafés (el famoso A Brasileira, con la estatua del poeta Pessoa delante, está en el Chiado).

puesto de postales y mapas antiguos en una calle del chiado junto a casas con fachada de azulejos y personas ojeando libros en el centro de lisboa
Mercadillo de libros en el Chiado

Hoy también está lleno de bares de copas y restaurantes y si te gusta salir de marcha, aquí hay un ambiente que me encanta. La gente suele estar en la calle charlando tranquilamente, hay buena música y la atmósfera es genial. Un estilo a Malasaña en Madrid, moderno, hipster…

Lisboa en 20 fotos chiado

Durante el día todo está más calmado, claro, pero también hay muchas tiendas, cuestas y tráfico. Quizá sea lo peor del barrio, hay como mucho más ruido y tienes que andar con ojo a la hora de cruzar la calle. 

fachada llena de azulejos, ventanas y balcones de hierro en el barrio de chiado en el centro de lisboa

El Jardín San Pedro de Alcántara, al cual puedes acceder en el Elevador da Gloria, es otro de los miradores más afamados del centro de Lisboa. Me lo encontré medio vallado por obras, pero aun así no estuvo mal asomarse y contemplar la ciudad desde allí. 

elevador de chiado pintado con grafitis y al fondo la gente que se acaba de bajar subiendo unas escaleras en el centro de lisboa
vista de ladera de monte con iglesia al fondo y a la derecha murallas al atardecer en el centro de lisboa

En el otro extremo, hacia el río, está el mirador de Santa Catarina. Fui ex professo y la verdad es que las vistas no me parecieron muy buenas. La plaza estaba llena de gente joven empezando a beber en plan “botellón”, por el camino me ofrecieron hachís…

En fin, sin más, aunque las calles hasta allí están muy bien, con casas llenas de azulejos y ése aire a barrio de verdad que otros lugares del centro de Lisboa han perdido hace tiempo. 

gente joven sentada al sol de botellón en el mirador de santa catalina en el centro de lisboa

Y hasta aquí el resumen de estos tres barrios, que tienen muchos más atractivos, pero es difícil abarcarlo todo en un fin de semana, sobre todo si además quieres visitar Belem, como fue mi caso.  

Si quieres seguir leyendo sobre Lisboa o Portugal, no me pierdas el resto de posts

Este post contiene enlaces a sitios afiliados al blog. Esto significa que si haces una reserva desde dichos enlaces, yo ganaré una pequeña comisión con la que me ayudas a mantener este blog, y en ningún caso tú pagarás más.


los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí