molino de viento de alcázar de san juan

Alcázar de San Juan es uno de esos sitios de los que quizá hayas oído hablar pero no te has parado a pensar si merece la pena una visita o no. Bueno, pues voy a contaros qué se puede ver y hacer en Alcázar de San Juan, uno de los pueblos más importantes de la comarca, sino el que más. 

Un día en Alcázar de San Juan

Madrugando un poquito puedes coger un tren regional en Atocha (Madrid) y plantarte en el Corazón de la Mancha en apenas una hora y cuarto, o muy poco más.

Alcázar de San Juan

Pisamos el mismo suelo que las gentes de hace más de 4.000 años, según los restos arqueológicos encontrados. También estuvieron los romanos, y más tarde los musulmanes le dieron el nombre de Al-Kasar (fortaleza).

Los caballeros de la Orden de San Juan repoblaron la zona, y más tarde... llegó el tren.

La estación de tren de Alcázar de San Juan: una primera parada que nos habla de su historia

Resulta que aquí hay una sala de espera repleta de azulejos. Unos 3.000 para ser exactos, de los que 300 están dedicados a escenas de El Quijote, el libro más importante de nuestra literatura.

Alcázar de San Juan

Mientras los admiramos, podemos leer o pensar un rato, allí mismo, acerca de la importancia que el tren tuvo para esta ciudad y región.

Alcázar de San Juan azulejos estación tren

Y es que gracias a este ingenio que funciona desde 1854, se pudo desarrollar la comarca. Por ejemplo, aquí se fabricaba pólvora. Sí, sí. Resulta que hay mucho salitre y este es uno de los tres componentes principales de la pólvora.

También el vino, los cereales, y el queso pasaron a ser mercancías a exportar.

Hoy Alcázar de San Juan cultiva y exporta pistachos ecológicos y... dicen que son mejores que los iraníes!

El tren no sólo aportó un ir y venir de sacos y cajas que llenaban las arcas. También empezó el trasiego de gentes de todo tipo. Personas y personajes, incluyendo alguna realeza como Isabel II.

La inauguración de las vías y la estación fueron, pues, un hecho histórico que permitió que Alcázar de San Juan pasara de ser una villa más de labriegos, a un lugar próspero e incluso cosmopolita.

Después, toca pasear para ir descubriendo poco a poco los edificios y museos de Alcázar de San Juan

Entre las casas encaladas típicas de La Mancha, el patrimonio de Alcázar de San Juan se va revelando como un conjunto histórico-artístico de nivel.

Una arenisca procedente de canteras cercanas es la materia prima que los hizo posibles. Como resultado, los edificios más insignes de Alcázar de San Juan son de color rojo. Fachadas y torres rojas que crean un contraste potente y original con la blancura de las casas y palacetes.

Alcázar de San Juan

Es menester pasear para descubrirlos, y también fijarse en los carteles que hay en las esquinas de las calles. En ellos no sólo nos dan el nombre de la vía, también datos históricos y leyendas como la del Callejón del Corregidor.


Iglesia Santa María la Mayor


La iglesia más antigua de Alcázar de San Juan, lugar sagrado desde tiempos inmemoriales:

  • Los iberos dedicaron este suelo al culto a la diosa Ana.
  • Después, los romanos, al dios Hércules.
  • Los visigodos alzaron un templo cristiano.
  • Los árabes, una mezquita de la que aún hay yeserías a la vista.
  • Con la "reconquista", volvió a manos cristianas.

Todos quieren honrar a sus dioses en los lugares mágicos.

Alcázar de San Juan

Hay dos puntos que ver en esta iglesia, sí o sí:

La pila bautismal donde bien pudo ser bautizado el mismísimo Cervantes

La cosa está en disputa con Alcalá de Henares, y no seré yo quien entre a dirimirla porque esto es tarea de historiadores y de las pruebas que en un lado y otro se tienen.

pila bautismal alcázar de san juan

En esta pila dicen que se bautizó a Cervantes

Es cierto que aquí se ha encontrado una partida de nacimiento que corresponde a Miguel de Cervantes. También que este escritor retrató con su pluma no sólo los paisajes y lugares de La Mancha, sino también el carácter de sus gentes. Y dicen los de allí que lo hizo con gran maestría, y que difícil hubiera sido que ese retrato viniera de un foráneo.

partida de nacimiento de Cervantes en alcázar de san juan

Más aún: de aquí es un tal Alfonso de Ayllón, hidalgo alcazareño casado con Teresa de Mendoza. Un hombre que perdió la razón. Dicen que fue por su pasión por la lectura... ¿Sería este el personaje que inspiró a Cervantes para crear El Quijote?

Lo que está claro es que cuando casi nadie leía, los libros eran algo mágico y maléfico porque según los que leían, decían cosas, y a lo mejor no siempre eran convenientes.

Y... el camarín de la Virgen del Rosario

Patrona de Alcázar de San Juan, tiene detrás del altar su propia cámara o camarín. Puro rococó de fondo blanco, colores pastel, flores y angelitos y un suelo de azulejos que nos recuerda a Portugal.

Alcázar de San Juan

Alcázar de San Juan

Alcázar de San Juan


Convento de Santa Clara


Este convento es hoy un hotel y restaurante donde, por ejemplo, degustar el Guiso de las Bodas de Camacho. 

guiso de bodas de camacho en alcázar de san juan

Hago aquí un paréntesis.

A finales de Noviembre se celebran las jornadas del Guiso de las Bodas de Camacho en Alcázar de San Juan. Esta es una iniciativa de los hosteleros, y, tranquilos, no consiste en el pantagruélico banquete que describe con todo detalle Cervantes en El Quijote.

Se trata más bien del guiso que se hacía en las bodas del pueblo a principios del siglo XX. Cuando las bodas se celebraban en las casas de los desposados.

Es un plato de campo que está muy rico y no voy a decir más porque tenéis que ir a probarlo!

gastronomía de alcázar de san juan

El Convento de Santa Clara es también la sede de una de las escasas escuelas de escritores de España: la Escuela de Escritores Alonso Quijano.

Y por encima de todo, el convento es un lugar con mucha historia.

Se dice que los alcazareños, preocupados por los estragos de una plaga de langosta, recurrieron a la Virgen para que les librara de ella.

Hicieron el Voto de guardar perpetuamente su festividad.

Sin embargo, la plaga desapareció y ellos se olvidaron de renovar su promesa.

En 1546 las langostas volvieron y las autoridades decidieron renovarla. Y parece que así ha sido hasta este año, que se ha faltado a tal cita... (avisados estáis).  

La noticia se extendió de pueblo en pueblo y llegó a Toledo, donde vivía Sor Francisca de la Cruz, una monja alcazareña que decidió fundar un Monasterio en su pueblo natal.

En 1557 entregó la solicitud al Concejo de Alcázar de San Juan. Se aceptó el mismo día, pero hasta 1564 no consiguió la autorización del Prior de la Orden de San Juan.  

Lo consiguió ¡una mujer, sí!

Los dulces de la Concepción

Pasaron los años y los avatares en la vida de este convento cuya primera construcción la hizo la gente del pueblo, con los materiales que tenían al alcance.

Como en tantos otros conventos de España, la fabricación de dulces era su medio de vida.

Primero se dedicaron al mazapán, ya que de Toledo llegaron las primeras religiosas. La llegada del tren supuso que el negocio de venta de los "dulces de la Concepción" floreciera por su buena fama.

Pero se dice también que las "tortas de bizcocho", el dulce típico de Alcázar de San Juan, tuvieron su origen aquí, de mano de las monjas clarisas que ocuparon el convento posteriormente.

Tan famosos eran que Isabel II se sentó a comer estas tortas aquí mismo.

convento santa clara alcázar de san juan

Suelos que fueron pisados por Isabel II...


El Conjunto Palacial de Alcázar de San Juan


Por un lado, la Torre del Gran Prior que destaca sobre los tejados con su aspecto de fortaleza, que es lo que era. Por otra, los restos de la antigua fortificación o Cubillo y la Capilla del Palacio donde está el Centro de Recepción de Visitantes.

La Capilla del Palacio

Frente al torreón, es el acceso a los yacimientos arqueológicos romanos. Están en pleno proceso de excavación, pero con un buen guía podéis haceros una idea del lugar.

yacimiento romano en alcázar de san juan

Además hay una sala de exposición muy agradable con un pequeño recorrido por la historia de la Villa.

El Torreón de Don Juan José de Austria, o Torreón del Gran Prior

Se ve de lejos. Su piedra roja, forma cuadrada y almenas. Impresiona, ya que está muy bien conservada y más si tenemos en cuenta que se construyó en el s. XIII.

torreón del prior en Alcázar de San Juan

Lo mejor es que se puede acceder y subir hasta la terraza desde donde se domina todo el campo manchego en muchos kilómetros a la redonda.

Alcázar de San Juan

No sólo eso. Es un espacio museográfico, así que en cada planta nos aguarda una sorpresa.

Alcázar de San Juan

torreón del gran prior de Alcázar de San Juan

No olvidéis concertar la visita en la Oficina de Turismo de Alcázar de San Juan, unas calles más allá, y reservar en torno a una hora para la misma.
El acceso para personas con movilidad reducida no es posible.

El antiguo Mare Nostrum se ha convertido en un espacio de frontera y de lucha. Desde Tierra Santa hasta el Finis Terrae atlántico, el mar y sus tierras son campo de batalla.

En Occidente, La Mancha es zona de lucha entre los reinos cristianos y las taifas andalusíes. La convivencia se torna difícil.

Gentes llegadas de Jerusalén con espíritu de cruzada vienen a defender las fronteras.

Los caballeros hospitalarios de San Juan de Jerusalén se hacen dueños y señores de villas, de llanuras y de colinas. Desde Consuegra hasta Alcázar, desde Tembleque hasta Arenas, ondea durante siglos la enseña de la Cruz de San Juan.

Y con todo esto, si algo te puede encandilar en este pueblo son los MUSEOS de Alcázar, integrados en los "edificios rojos"

Los museos que nos dio tiempo a ver (hay más) en ese día gris y desapacible en el que se agradece todo tipo de refugio, me sorprendieron muchísimo.

Cuidados, hechos con mimo, educativos e interactivos. Así son los museos de Alcázar de San Juan.


Museo Formma o de la Alfarería Manchega


Extendido en las tres plantas del que fue el granero de las monjas del convento de San José, se organiza por temas, a saber:

  • Manos creadoras: muestra el proceso de fabricación de la cerámica.
  • De todo en barro: dedicada a tipos de cerámicas para los usos que se les daba y se les dan a estos objetos que vienen de la tierra.
  • En casa y en el campo: dedicada a los usos cotidianos para las faenas agrícolas y hogareñas.

museo de cerámica de Alcázar de San Juan

En cada planta, un color protagonista. Todas ellas con fotografías de época en gran formato junto a las piezas. Modernidad y tradición con sentido y buen gusto. Chapeau!

museo de cerámica de Alcázar de San Juan

La foto muestra una niña ciega que todos los días iba a por agua con esas dos grandes tinajas


Museo del Hidalgo


Este museo fue un palacio conocido como Casa del Rey, y hoy alberga una serie de salas que comunican de manera interactiva el patrimonio histórico y etnográfico de Castilla La-Mancha.

Vídeos interactivos, aromas, texturas... seguro que los niños lo pasan muy bien allí, y también nosotros, qué diantres 😉

museo de Alcázar de San Juan

Puedes probarte las piezas de una armadura como la del Quijote, los sombreros de la época, o escuchar cómo un Hidalgo te cuenta qué era eso de un Hidalgo en vídeos proyectados en la pared.

Alcázar de San Juan

Nosotros, además, tuvimos mucha suerte porque nos encontramos en el patio principal con el diálogo de Cervantes y su musa, a cargo de Paco y yo producciones. Muy, muy divertida! os dejo un fragmento 🙂

El remate más esperado: los molinos de viento del Cerro de San Antón

Cuatro "gigantes" nos esperan en lo alto del Cerro de San Antón. No es de extrañar que el Caballero de la Triste Figura les temiera, porque realmente impresionan de cerca.

molinos de alcázar de san juan

De esas cosas que no puedes dejar de mirar.

Tienes unas vistas de 360 grados del campo manchego alrededor de ti pero no, tu vista y tu cámara se dirigen a los molinos, siempre.

molinos de viento de Alcázar de San Juan

molinos de viento de Alcázar de San Juan
Uno de estos molinos es Centro de Interpretación del Paisaje Manchego. Otro cuenta con una reconstrucción de la maquinaria original. Y con ella siguen haciéndose moliendas, creo que nos dijeron que un par de veces al año.

interior de un molino de viento de Alcázar de San Juan

Si vas con alguien que te cuente cómo funcionan, mucho mejor.

Todo tiene sentido en el molino. Desde las ventanucas, cada una con el nombre del viento que pasa por ella, hasta los engranajes, palancas y cómo no la inmensa rueda de molino. Todo trabaja para que el molino se accione.

Una lección de ingeniería del siglo XVI, probablemente la más moderna de entonces, con diferencia.

maquinaria de un molino de viento en Alcázar de San Juan

molinos de viento de Alcázar de San Juan


Esta escapada ha sido organizada por Turismo de Castilla La Mancha y el Ayuntamiento de Alcázar de San Juan, a quienes agradezco la atención recibida y la oportunidad de darme a conocer esta preciosa localidad.