mezquitas de estambul

Estambul es la ciudad de las mezquitas. Están por todas partes, muchas son espectaculares, cada una tiene su propio estilo y en cada una puedes vivir una experiencia diferente. Aquí tienes una selección de 12 mezquitas de Estambul que no te deberías perder, con información y muchas fotos 😊 

Breve introducción a las mezquitas de Estambul

Exceptuando las mezquitas de Santa Sofía y Pequeña Santa Sofía, que primero fueron iglesias ortodoxas y se construyeron en el siglo VI, la gran mayoría de las mezquitas de Estambul fueron alzándose entre los siglos XV y XVII. Son los siglos dorados de los sultanes, del Imperio Otomano y de la ciudad. 

parque con fuente iluminada con colores y mezquita de santa sofía
La mezquita de Santa Sofía es una de las excepciones de Estambul, ya que fue construida como basílica ortodoxa mucho antes

Mimar Sinan, el Gran Arquitecto de los sultanes

Mimar Sinan o Sinan el Arquitecto es un nombre que te debería sonar cuando te acerques a las mezquitas otomanas. En especial, a la mezquita del Sultán Ahmed o Mezquita Azul, pero también a la de Suleymaniye o de Soleimán el Magnífico, entre otras. Y es que este fue el arquitecto principal de hasta tres sultanes, empezando por Soleimán el Magnífico. 

Sinan suele ser comparado con el mismísimo Miguel Angel, no sólo porque fueron contemporáneos, también por la grandeza de su obra. 

Sinan fue, en la segunda mitad de su vida, el impulsor de una escuela que creó maravillas como las mezquitas estambulíes citadas, el puente de Mostar (Bosnia), o parte del diseño del Taj Mahal de la India. Pero además de las grandes obras diseñó muchas mezquitas, mercados, baños, hospitales, escuelas, puentes y cualquier otra obra pública que se te pueda ocurrir. 

👉 Te dejo aquí el enlace al blog de mis queridos El Guisante Verde Project con un post más extenso dedicado a esta estrella de la arquitectura.

Y démosle gracias a Sinan, porque hoy podemos disfrutar de ese inolvidable skyline con las mezquitas de Estambul. 

mezquita con muchas cúpulas y tres minaretes
Una de las grandes mezquitas de Estambul

Mezquitas que son mucho más que mezquitas

Muchas de las mezquitas de Estambul no son sólo mezquitas. Son grandes complejos que ofrecían u ofrecen distintos servicios, no sólo el espiritual. Pueden incluir hammams, madrazas o escuelas coránicas, hospitales, bibliotecas, comedores para los pobres, lugares de reunión…

vista del bósforo desde suleymaniye con muchas cúpulas y chimeneas
Cúpulas del hamman que hay debajo de la mezquita de Suleymaniye y que formaba parte del complejo de esta mezquita

👉 Te recomiendo que eches un ojo a esta web dedicada a las mezquitas de Estambul, y en concreto a su apartado ¿Sabías que…? Está en turco y en inglés, pero puedes traducirla al español con el navegador.

Comportamiento en las mezquitas de Estambul 

Estambul o Turquía es uno de los pocos países islámicos donde el acceso a los no creyentes suele estar abierto. Puede que en algunas no lo permitan en la hora del rezo, pero sí el resto del día. Por cierto, el rezo musulmán no suele durar mucho, así que si no te permiten entrar por esta causa, espera un rato fuera. La entrada es gratuita en todas las mezquitas de Estambul.  

Por supuesto hay que seguir los códigos de conducta básicos que se piden a sus fieles. En el caso de Estambul, suele estar claramente indicado con carteles cerca de la entrada, pero te lo resumo aquí para que vayas preparado o preparada: 

  • Ni hombres ni mujeres debemos entrar “ligeros de ropa” (pantalones o faldas cortas, camiseta de tirantes o de manga muy corta). 
  • Nosotras tenemos que cubrirnos el pelo. Lo mejor es que lleves siempre un pañuelo a mano para ponértelo cuando entres en una mezquita. 
  • En algunas mezquitas piden que no lleves prendas ajustadas, incluso ponen en los carteles que lleves falda larga, pero yo no tuve ningún problema ni vi a otras mujeres que lo tuvieran por ir con pantalones ajustados. 
  • Todo el mundo debe descalzarse antes de la primera alfombra. Suele estar bien señalizado en el suelo. Llevar calcetines a mano también es buena idea, si es tiempo de sandalias. Después tienes dos opciones para no dejar los zapatos fuera (yo te recomiendo la primera).
    • O los llevas en la mano y los dejas en uno de los muebles que en el interior, cerca de la entrada (gratis).
    • O los metes en una bolsa de plástico para llevarlos contigo.  
  • Las fotos y vídeos están permitidos, siempre sin flash, que además es mejor para las fotos incluso con el móvil. En principio no están permitidos durante la oración para no molestar a los creyentes, pero yo coincidí en alguna con ese momento tan especial y vi cómo la gente local y turistas musulmanes se hacían selfies y vídeos para sus redes sociales sin problema. 
  • En el interior, la zona de mujeres está señalizada y separada, aunque nosotras no tenemos por qué reducir nuestra visita a esa zona. Ellas también pueden caminar por el resto de la mezquita y en algunos casos eligen rezar a la vista de todos, aunque no junto a los hombres cerca del Mihrab, el lugar que señala la dirección a la Meca. 

¿Sabías que «mezquita» en turco es «camii»? En muchos mapas y en los carteles de indicación verás esta palabra. Ahora ya sabes qué es 😊

pasillo de santa sofía con muebles para dejar los zapatos
Antes de entrar en Santa Sofía hay que descalzarse. Ahí están los muebles para dejar los zapatos, aunque hay más en el interior

13 Mezquitas de Estambul que no te deberías perder

He organizado esta lista de mezquitas de Estambul de las más céntricas a las “más alejadas”. Lo segundo lo pongo entre comillas porque Estambul es una ciudad inmensa y las que te propongo no están tan lejos. 

Empiezo por las del centro, fácilmente visitables en cualquier recorrido a pie, y termino con las de barrios periféricos, antes pueblos, que puedes visitar cogiendo los ferries que cruzan el Bósforo. 

🚩 Te invito a consultar mi guía de Estambul con todo lo que necesitas para preparar tu viaje a esta gran ciudad. Puedes abrirla aquí.

Mezquita Santa Sofía o Hagia Sofia

La mezquita Hagia Sofía, más conocida como Santa Sofía, es uno de los principales símbolos de Estambul. Rara pero bonita, con esos muros coloreados de rojo desvaído, impone cuando te acercas. Incluso aunque esté rodeada de vallas de obras o de seguridad, que una ya no sabe. 

mezquita de santa sofía de estambul con cúpula y cuatro minaretes
Mezquita de Santa Sofía

Fue construida como basílica ortodoxa en el año 543, después convertida en mezquita, luego en museo, y desde el 1 de agosto de 2020 es mezquita otra vez

A raíz de este último cambio se han tapado con unas telas los mosaicos bizantinos de la virgen María que están sobre el mihrab. Además ya no se puede subir al segundo piso para admirar los mosaicos bizantinos que hay allí arriba, ni el interior de la mezquita visto desde arriba, o las vistas de las cúpulas de la Mezquita Azul desde las ventanas. Una lástima.

Erdogan, el actual Presidente de la República, sabe que la religión vende y le importa tres pepinos el Patrimonio de la Humanidad. Veremos qué ocurre con el paso del tiempo, si mantienen bien la conservación de estos tesoros o no.  

mosaico bizantino de virgen maría y niño sesmitapado con dos telas blancas
Mosaico de la virgen María con el niño semitapado con telas, sobre el mihrab de Santa Sofía
mosaico bizantino con la virgen el niño y los reyes en santa sofía qué ver en un día en estambul
Uno de los mosaicos de Santa Sofía que ya no se pueden ver porque está en el segundo piso. Esta foto la hice en el año 2007.

Con todo, hay un mosaico que sigue estando a la vista y es el que te muestro en la siguiente foto. Está en el pasillo de salida de la mezquita, así que lo verás seguro.

mosaico bizantino con la virgen y el niño y emperadores ofreciéndole la ciudad de Estambul
Mosaico de la virgen María con el niño Jesús en su regazo. A su izquierda el emperador Constantino le presenta una maqueta de la ciudad amurallada

Este templo fue uno de los más grandes construidos en su tiempo. De hecho Santa Sofía fue la catedral ortodoxa con mayor superficie durante mil años. Y se dice que “cambió la historia de la arquitectura”. Los candelabros, por cierto, fueron traídos de Hungría.

interior de mezquita santa sofía con gran lámpara en forma de flor
Mezquita de Santa Sofía
panel circular con aleya del corán en las paredes superiores de santa sofía
Santa Sofía. Antes te podías asomar desde el segundo piso

No entrar en Santa Sofía es un pecado aunque seas ateo, como yo misma. El espacio, las cúpulas, las lámparas y el ambiente son toda una experiencia. Si vas en fin de semana te encontrarás con mucha gente, pero no te agobies y disfruta. Y no dejes de pasear por las galerías laterales. Con suerte, te encontrarás con escenas de otro tiempo. 

imam con barba blanca y turbante sentado en el suelo hablando a un grupo de jóvenes
Una escena de otro tiempo en Santa Sofía: imam aleccionando a un grupo de feligreses

Mezquita Azul o Mezquita del Sultán Ahmed

Ay la mezquita Azul. La tenía que incluir en este listado pues es otra belleza y un básico de Estambul. Sin embargo, en abril de 2022 (y me chivaron que lleva así un par de años), me encontré con que su interior está cubierto de andamios y vallas de obras casi en su totalidad. 

Obra de uno de los discípulos de Sinan, está situada justo enfrente de Santa Sofía y el Palacio de Topkapi. Fue la única mezquita de Estambul con seis minaretes hasta la construcción de la mezquita de Çamlica, inaugurada en el año 2016

Es considerada como la última gran mezquita del periodo clásico otomano, y mezcla elementos bizantinos y de la arquitectura islámica tradicional. Se inauguró en 1617 con el rezo del sultán.

decoración de mezquita azul qué ver en un día en estambul
Interior de la Mezquita Azul sin andamios. Foto de 2007

El interior está revestido con más de veinte mil azulejos de Iznik hechos a mano y que lucen más de 50 diseños de tulipanes. 

No te cuento qué bajón me dio cuando accedí a lo que se supone es la sala de oración. Hoy en día no puedes ver nada más que una pequeña porción de la cúpula central. Con el recuerdo tan bonito que tenía de ella… Habrá que volver cuando esas obras terminen. Menos mal que hay muchas más mezquitas en Estambul dignas de ser visitadas. 

centro de la cúpula de la mezquita azul con aleya del corán en dorado sobre fondo azul
Centro de la cúpula de la Mezquita Azul

Por cierto, te recomiendo que te apuntes a un freetour para descubrir lo mejor de este lugar o hacer una ruta temática. Puedes reservarlo desde aquí sin compromiso! 👇


Mezquita de Rustem Pasha

Pequeña pero matona, podríamos decir. La mezquita de Rustem Pasha es una preciosidad semiescondida en los callejones cercanos al Bazar de las Especias. Con un plano la encontrarás, pero no hagas como yo. Te cuento:  

Resulta que la entrada es como un pasaje oscuro con unas escaleras que continúan a la derecha. No se ve nada desde fuera y no parece en absoluto que esta sea la entrada oficial a la mezquita. Es cierto que hay un cartel en la calle que indica que ahí está la mezquita, entre las tiendas, pero como yo no veía a nadie entrando o saliendo, no me atreví a meterme por ahí. 

pasillo oscuro con escaleras que sale a la calle de la mezquita rustem pasha
Acceso a la mezquita de Rustem Pasha

Volví al cabo de un par de días y esta vez sí entré por ahí. Es fácil que no veas a nadie porque no es de las más visitadas, lo cual la convierte en un precioso secreto de Estambul.

Al subir por esas escaleras misteriosas te encuentras con el patio porticado y una fachada de azulejos en tonos azules. 

fachada y pórtico con columnas de la mezquita rustem pasha
Patio de la mezquita de Rustem Pasha

El interior no hace sino mejorar. La decoración de azulejos de Iznik es sublime, y aunque ocupan todas las paredes y techos, no resulta pesada o recargada. Dicen que es la mezquita con más azulejos de todo Estambul. Todos están pintados con motivos florales y geométricos. 

mezquitas de estambul: mihrab con imam vestido de negro con turbante blanco arrodillado y toda la pared cubierta de azulejos de iznik
Mihrab de la mezquita de Rustem Pasha

La mezquita de Rustem Pasha también fue diseñada por Sinan, por encargo del Gran Visir Rustem Pasha, y se construyó en solo dos años, entre 1561 y 1563. 

El Gran Visir Rustem Pasha era el marido de la Sultana Mirimah, que tiene una mezquita en Üsküdar también diseñada por Sinan y también incluida en esta lista de mezquitas de Estambul 😉

cúpula de rustem pasha con decoración floral y alrededor azulejos azules
Cúpula de la mezquita de Rustem Pasha

Ya he nombrado dos veces a los azulejos de Iznik, así que puede que te estés preguntando por su historia, como me pasó a mí.

Iznik es una ciudad de Turquía que entre los siglos XV y XVI se hizo muy famosa por la producción y calidad de su cerámica. Dicen que todos los azulejos de Estambul provienen de allí, y también es donde los sultanes se proveían de platos, jarras y cuencos bellamente decorados. Aquí puedes leer su historia.   

azulejos de iznik iluminados con sol que entra por ventana
Azulejos de Iznik

Mezquita Hobyar

Andando por una calle de camino al Bazar de las Especias, me encontré con la mezquita Hobyar y enseguida me llamó la atención por los azulejos del exterior. Me encantó. La cúpula, el minarete, el edificio sencillo pero a la vez con un aire entre tétrico y romántico… Es un edificio de aire oriental que incluso puede recordar a la India. Una de esas sorpresas que tiene Estambul, piensas al verla. 

mezquitas de estambul: mezquita hobyar con un minarete y decoración de azulejos
Mezquita de Hobyar

En la puerta tiene una inscripción con unas fechas. Parece ser que su construcción original es de 1473 aunque después he leído que se fue cayendo con la falta de mantenimiento. No la encontré abierta en ninguna de las ocasiones en que pasé por allí, así que no sé si es posible visitarla por dentro, pero no te cuesta nada acercarte y disfrutar de su exterior.

Mezquita de Suleymaniye

La mezquita de Soleimán El Magnífico o Suleymaniye Camii no es sólo una mezquita. Es todo un complejo de edificios que incluye hammam, hospital, escuela primaria, caravanserai, cuatro madrasas, una cocina pública desde la que se servía comida a los pobres, y los mausoleos donde están enterrados Soleimán, su esposa Roxelana y su hija Mihrimah. 

fachada lateral de suleymaniye con tres minaretes
Fachada de Suleymaniye

No hay que perderse dichos mausoleos. Están rodeados de un coqueto cementerio otomano con tumbas antiguas llenas de inscripciones. Te encontrarás con este tipo de cementerios en otros sitios de la ciudad, pero probablemente este sea el más bonito.  

cementerio de suleymaniye con lápidas con inscripciones árabes
Cementerio de Suleymaniye
mausoleo de suleymaniye con tumbas cubiertas de telas
Mausoleo de Solimán el Magnífico y otros sultanes

La mezquita de Suleymaniye se construyó entre 1550 y 1557. No obstante, sufrió un gran incendio en 1660, y la cúpula volvió a derrumbarse con el terremoto de 1766. Durante la I Guerra Mundial el patio se convirtió en depósito de armas y sufrió otro incendio ¡Lo que no ha visto pasar esta mezquita!  

patio de suleymaniye con edificio central con muchas cúpulas
Patio de Suleymaniye
dos hombres lavándose pies y manos en las fuentes de suleymaniye
Hombres lavándose antes del rezo

Otro dato a tener en cuenta: fue la mezquita más grande de Estambul hasta el año 2019.

hombres sentados rezando en el interior de suleymaniye una de las mezquitas de estambul
Hora del rezo en Suleymaniye. La entrada estaba permitida y fue mágico
galería lateral de suleymaniye con altos arcos pintados de rojo y blanco
Galería lateral de Suleymaniye. Los arcos superiores me recordaron a la mezquita de Córdoba

Uno de sus atractivos, aparte de lo bonito que es su interior, son las vistas del Cuerno de Oro y el Bósforo desde los jardines que dan a esa parte de la ciudad. Con un mar de cúpulas y chimeneas del hammam que se extiende a sus pies. 

Otra buena forma de admirarla, así como las vistas, es subir a una de los cafés con azotea donde tomarte un té de manzana y unos baklabas con helado, o directamente cenar. Te recomiendo el café Mihri Sah por ser el más próximo, pero hay otros cerca y seguro que también tienen muy buenas vistas. 

tres chicos sentados en una azotea de estambul con gaviota en el cielo
Terraza del Mihri Sah

Mezquita de Nuruosmaniye o “Mezquita de la Luz de Osmán” 

El sultán Osmán sólo reinó tres años, y menos mal, porque por lo visto era un tipo de los que mejor que estén alejados del poder.

Parece ser que gran parte de su vida estuvo preso en el palacio de Topkapi, en la zona del Harén, viviendo con las concubinas y el resto de mujeres que habitaban esas dependencias. Se convirtió en un misógino de primer orden. También destacó por su intolerancia hacia los no musulmanes, exigiendo llevar ropas distintas a los cristianos y judíos ¿te suena? Además odiaba la música y echó de palacio a todos los músicos. Qué mal me cae este Osmán. 

Pero más allá de esta oscura historia, la mezquita de Nuruosmaniye es una de las mezquitas de las que no tenía noticia hasta que me encontré con ella al ir al Gran Bazar, porque está pegada al mismo. 

calle con acceso a una de las mezquitas de estambul, Muruosmaniye
Uno de los accesos a la mezquita de Nuruosmaniye

La Mezquita de Nuruosmaniye es de estilo barroco y se alza sobre una gran plataforma con terraza desde la que puedes ver las cúpulas del Gran Bazar y los callejones que lo rodean. De hecho su base está ocupada por tiendas que, en origen, se concibieron como comercios. Los beneficios de estos comercios sirvieron para financiar la mezquita. Estaba todo pensado. 

El exterior es, además, muy chulo, con escaleras y las fuentes de abluciones. Confieso que no llegué a entrar así que no te puedo contar más, pero no dejes de ir 😇 

mezquitas de estambul: terraza y fachada con escalera de Nuruosmaniye
Mezquita de Nuruosmaniye
vista desde arriba de callejón con gente pasando
Vista de una calle desde la terraza de Nuruosmaniye

Mezquita de Beyazid o Bayezid II

Otra sorpresa es esta gran mezquita que está junto a la Avda. Yeniceriler en pleno centro, cerca de la Columna de Cemberlitas, construida a principios del siglo XVI. 

Aunque el exterior parece un poco más severo que otras, el patio interior luce grandes columnas de granito de dos colores, verde y rojo, además de la fuente de abluciones en el centro. Es un conjunto realmente bonito. Una vez dentro, alucinarás con el tamaño de la cúpula y las naves laterales. 

Nosotras fuimos el domingo a media mañana y estaba muy poco concurrida, lo que ayuda a disfrutarla.   

fachada de mezquita beyazid con dos minaretes y un chico con maleta pasando por delante
Mezquita de Bayezid
mezquitas de estambul: puerta que da paso al patio con fuente de beyazid
Entrada al patio de Bayezid
patio de beyazid con columnas verdes y rojas una de la mezquitas de estambul
Patio de la mezquita de Bayezid
pared de mezquita beyazid con columna soja y columna verde
Columnas del patio de Bayezid
interior de la mezquita de beyazid con grandes lámparas y cúpulas
Interior de la mezquita de Bayezid

👉 Si quieres disfrutar de las explicaciones de un guía para visitar algunas de las mezquitas de Estambul más emblemáticas, te recomiendo este tour de Civitatis que está muy bien de precio.

Mezquita Aya Sofía o Pequeña Santa Sofía

La Pequeña Santa Sofía se sitúa frente al Mar de Mármara, en el sur del distrito de Eminönü, en una calle muy tranquila. Se llama así porque fue el modelo para construir la gran Santa Sofía, pero la verdad es que no se parece mucho.  

Su origen no es de mezquita, sino de iglesia ortodoxa, mandada construir por el emperador Justiniano y su esposa Teodora. Las obras se realizaron entre los años 527 y 536. Entonces se llamó Iglesia de Baco. En 1497 fue convertida en mezquita, y en los años 50 del siglo XX fue restaurada.

Aya Sofía no es una mezquita tan ornamentada como otras, pero es muy bonita. 

mezquitas de estambul: exterir aya sofía con gran minarete y pórtico con arcos
Mezquita Pequeña Santa Sofía o Aya Sofía

Creo que esta fue la primera mezquita que visité completamente a solas, si exceptuamos a un señor que entró a rezar al mismo tiempo que yo. Precisamente por eso decidí retirarme a uno de los ventanales que hay con estanterías de libros y asientos para leer aprovechando la luz natural. Desde allí contemplé las arcadas, columnas y delicados dibujos del techo, además de las grandes lámparas que cuelgan del mismo. No te prives de disfrutar de momentos así en las mezquitas de Estambul. 

interior de aya sofía con columnas de mármol y alfombra azul
Interior de Aya Sofía

Como otras mezquitas, junto al edificio principal hay una madrasa que ha sido restaurada por una fundación y creo que hay tiendas de artesanía, aunque no entré porque me pareció que estaba cerrado. También hay un cementerio antiguo con antiguas lápidas y gatos correteando por allí. El minarete, en el otro extremo, se alza poderoso hacia el cielo.  

mihrab y cúpulas con decoración de motivos vegetales en color azul en aya sofía
Mezquita Aya Sofía

Mezquita de Sokollu Mehmet Pasha

La Mezquita de Sokollu está cerca de la Pequeña Santa Sofía. Sólo tienes que subir un rato por las empinadas calles guiándote con un plano.

👉 Consejo: al ir subiendo, si te das la vuelta y miras hacia la costa, verás el Mar de Mármara con grandes buques “aparcados”. 

vista del mar de mármara con cúpula de una de las mezquitas de estambul
Vistas del Mar de Mármara subiendo a la Mezquita de Sokollu

Llegué a la entrada tras recorrer un callejón muy estrecho que hay en uno de sus lados. Al final hay que girar a la derecha y llegas al acceso con escaleras que enmarcan a la perfección la preciosa fuente de abluciones que hay en el patio. 

mezquitas de estambul: acceso de escaleras y fuente de abluciones de Sokollu
Acceso a Sokollu Pasha

Sokollu Mehmet Pasha fue un político y militar otomano que nació en una familia serbia de Bosnia. Fue reclutado para el imperio otomano y convertido al Islam, como muchos otros niños cristianos, siendo separado de su familia para entrar a formar parte del cuerpo de élite de los jenízaros

patio de la mezquita sokollu de estambul con fuente de abluciones con cúpula
Patio de la mezquita de Sokollu Pasha

El interior es muy chulo, cubierto de azulejos dominando los tonos azules. No está permitido hacer fotos en su interior, aunque…

El hombre que cuida la mezquita me advirtió de que no podía hacer fotos, pero al mismo tiempo insistía en que hiciera una foto (sólo una) con el móvil, “para que el turismo la conozca”.

Hice varias, teniendo el móvil en silencio. Lo malo es que salieron movidas por la falta de luz. Tendrás que ir a verla para comprobar que lo te cuento es cierto 🤗

Cuando me iba me pidió que aportara una donación en la caja que hay junto a la puerta, así que contribuí con 1 lira que llevaba en el bolsillo. 


IATI viajes aventura

Mezquita de Fatih

Fui a la mezquita de Fatih más atraída por el mercado de los miércoles que se extiende en las calles de los alrededores, que por la mezquita en sí. Pero ya que estaba, entré primero a verla y oh! qué sorpresa. La mezquita de Fatih es una de las mezquitas de Estambul que más me han gustado 🤗.

mezquitas de Estambul: Fatih con un gran minarete y patio delante
La Mezquita de Fatih es de proporciones gigantescas, o eso parece al estar despejados los alrededores

Para empezar tiene un gran patio con pavimento del mismo color que los muros, lo que aporta una sensación de continuidad muy agradable. Allí se alinean las fuentes para las abluciones, igual que en Suleymaniye y otras mezquitas, pero se ven más por el gran espacio abierto que hay al lado. 

cuatro mujeres con chador negro andando junto a la gigantesca mezquita de Fatih
Mezquita de Fatih

La mezquita de Fatih fue construida por Mehmet II Fatih o El Conquistador en la segunda mitad del siglo XV, pero la que vemos es del siglo XVIII. La original se derrumbó completamente después de varios terremotos. 

anciano con turbante y barba blancos y pantalones turcos sentado junto a las fuentes de abluciones

Antes había una iglesia bizantina cuyas piedras fueron utilizadas como materia prima para la construcción de la mezquita. Como muchas otras, era el centro de un complejo de madrasas, hospederías, comedores sociales, mausoleos, etc. 

El interior es enorme, suntuoso, con alfombras rojas y grandes lámparas. Dicen que es una copia del interiorismo de Sinan y en principio poco original, sin tener además los bonitos azulejos de Iznik, pero a mí me encantó y te la recomiendo muchísimo. Si puedes ir un miércoles para combinar la visita con el mercado, mucho mejor. 

niño pequeño mirando a la cámara bajo las lámparas y gran cúpula de Fatih
Interior de la mezquita de Fatih

Mezquita de Örtakoy

La mezquita de Örtakoy, a diferencia de otras, es de estilo barroco y fue inaugurada en el año 1854. Aunque no está en el centro precisamente, su visión desde el Cuerno de Oro a bordo de un barco es chulísima, y también desde los muelles que hay a ambos lados. 

mezquita de ortakoy situada en una plataforma sobre el agua
Mezquita de örtakoy

El interior es tan bonito como el exterior. Destacan las grandes lámparas de cristales que brillan con el sol y aportan una imagen un poco aérea al conjunto. Es de pequeñas dimensiones, pero si vas a una hora que no hay mucha gente, o esperas a que se vacíe un poco, te gustará más. 

mezquitas de estambul: interior de ortakoy con grandes lámparas de cristales
Interior de la mezquita de Örtakoy

Consejo: si quieres fotografiarla en el mejor momento, espera al atardecer. Yo fui por la mañana y el sol hace un contraluz bastante feo desde la plaza que hay al lado. De todas formas si vas por la mañana ve al otro lado. Con el sol a la espalda la cosa cambia. 

mezquita de ortakoy vista desde abajo
Mezquita de Örtakoy

Mezquita de la Sultana Mirimah (Üsküdar)

La mezquita de Mirimah se alza frente al embarcadero de ferries que llegan a Üsküdar, el lado asiático de Estambul, desde Eminönü en el lado europeo. Seguro que te llama la atención nada más poner un pie a tierra, y te recomiendo muchísimo que te acerques. 

mezquita de uskudar vista desde el bósforo
Mezquita de Mirimah

Este es otro de los grandes complejos que no son sólo mezquita. Fue encargado por la sultana Mirimah, hija de Suleimán el Magnífico, al arquitecto Sinan, tal y como reza la inscripción en árabe que hay en la puerta. El complejo incluía mezquita, madrasa, mausoleo, escuela primaria y un hospicio, pero no todo ha sobrevivido. 

Alzándose unos metros por encima del suelo, al subir a la terraza te llamará la atención la fuente de abluciones. Tiene una gran cúpula de color verde completamente distinta a cualquier otra que hayas visto. 

fuente de abluciones redonda con cúpula azul
Fuente de la mezquita de Mirimah

El interior es muy bonito, y además puedes subir a un pequeño balcón que creo que es el lugar del muecín. Desde allí arriba dominas la sala de oraciones y las grandes lámparas de cristal que cuelgan de las altas cúpulas. 

hombre rezando en una de las mezquitas de estambul
Vista desde el balcón del muecín
dos hombres sentados en el suelo leyendo el corán
Leyendo el Corán

Cerca de la mezquita está la fuente de Ahmet III, que es como un gran quiosco de mármol con tejado de forma piramidal. Fue construida en la primera mitad del siglo XVIII. Por lo visto su ubicación original estaba a la orilla del Bósforo, pero la movieron de sitio cuando construyeron los muelles de los ferries. En cualquier caso, es preciosa. 

Bonus

Me habría encantado ir a visitar la mezquita de Eyüp, en el barrio homónimo, que está “Cuerno de Oro arriba”. Es una de las mezquitas más sagradas de Estambul y allí está enterrado el que fue el portador del estandarte de Mahoma. 

¿Por qué no fui? la mañana que tenía pensado dedicar a esta visita tuve que ir al hospital porque el día anterior me caí de mala manera en la mezquita de Fatih y me hice un pequeño esguince. Ya no tenía más margen de maniobra en el resto de días que me quedaban, así que queda para otra ocasión. 

Por otro lado, no te recomiendo la mezquita de la Plaza de Taksim. Es moderna y bastante fea por fuera, al menos en contraste con el resto de mezquitas que comento aquí. Quizá el interior tenga su aquél pero el exterior me echó tan para atrás, que decidí no entrar. Si tú la conoces y crees que es muy recomendable, dímelo y me lo apunto para el próximo viaje a Estambul. 

En resumen: las mezquitas de Estambul son un gran aliciente para cualquier paseo por esta ciudad increíble. No tengas pereza en entrar, siempre te pueden sorprender. Tampoco dejes de buscar las más bonitas como la de Rustem Pasha y Suleymaniye, más allá de las famosísimas. Espero que este artículo te ayude a ello. 

Aquí tienes más post para que prepares tu viaje

Este post contiene enlaces a sitios afiliados al blog. Esto significa que si haces una reserva desde dichos enlaces, yo ganaré una pequeña comisión. En ningún caso tú pagarás más y en alguno conseguirás un descuento, como en IATI Seguros.

banner los viajes de Ali con IATI