Looking for Something?

Gentes de África

Author:

Las Gentes de África siempre sorprenden

Las gentes de África siguen tocándose y tocándote. Con la mano, con la mirada profunda de sus ojos, con el alma. Aquí te vuelves a sentir vivo, y vuelves a creer en un mundo más humano.


Kenia, en el Lago Victoria


Visitamos un pueblo de la etnia luo en la isla de Takawiri. De un callejón de chapas onduladas salió ella. No llegaría a los dos años de edad. Vino directa a mi y me cogió de la mano. Seria pero decidida, no se soltó y continuamos avanzando. Empecé a preocuparme un poco, me sentía como una secuestradora. ¡Era demasiado pequeña! Pero ella seguía a mi lado, y si le soltaba la mano para hacer una foto, esperaba pacientemente hasta que recuperaba su lugar. De vez en cuando lanzaba alguna mirada hacia atrás, pero seguía caminando conmigo. Otros niños y niñas más mayores andaban con nosotros, y también nos íbamos cruzando con mujeres, sus madres o vecinas… era lo que me tranquilizaba.

En África la infancia no es como ahora en España. Los niños mayores cuidan de los pequeños, y esto puede suponer que con 7 años de edad te haces cargo del hermanito que tiene 2 años. Andan con aparente libertad por aquí y por allí, y deben enfrentarse, muchas veces, a distancias largas incluso para un adulto. Por ejemplo para ir a la escuela, o para acompañar al rebaño de su familia, o para ir a buscar agua. No son niños que estén descuidados, ni son menos queridos.

Ojalá esta preciosidad crezca sana, fuerte, y con mejores oportunidades.

gentes de África


Benin, en el País Somba


Nos acercábamos a su casa, una preciosa construcción típica del País Somba, con un gran despliegue de fetiches en la puerta.

Sobre ellos, sobre los fetiches, estaba sentada ella.

anciana somba tribus de benin
Había otra persona, la que podría ser su nieta… una joven de 15, 18 años? Se mantenía encorvada y de espaldas a nosotros. Hacía movimientos raros, como buscando algo en el suelo. Era diferente.

Nos acercamos para pedirle permiso para visitar y fotografiar su casa (con un intérprete, claro).

Nos dimos la mano, como siempre se hace en África, donde tan importante es el contacto, la piel contra la piel.

La figura “diferente” se volvió un momento y nos miró ausente. Esa chica tenía algún tipo de discapacidad. La anciana nos indicó por gestos que no la tocáramos. Sin autoridad, más como un ruego.

Una mujer que no sé qué edad puede tener.

Es anciana, y en África es raro y no lo es. Los que superan la edad media de supervivencia que dicen las estadísticas pueden llegar a vivir muchos años. Aunque sea con muy poco (suele ser con muy poco).
Hicimos algunas fotos de la casa después de que ellas se apartaran.
Cuando nos íbamos, la anciana pidió  que también le hiciéramos fotos.

Quería también un poco de dinero. Quería ganárselo. También divertirse. Quizá hasta se sentía coqueta en ese momento. Y se puso a bailar. Al principio dándonos la espalda. Y después, jocosa, de frente.

Nos ofreció su pipa para que fumáramos, pero no aceptamos por esas “manías” que tenemos los blancos de intentar no pillar infecciones. Le dimos, si no recuerdo mal, 1.000 CFAs.

Se lo había ganado, sus derechos de imagen y su derecho a la sonrisa. A pesar de todo, a pesar de la vida.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Botswana


Confieso que sentí alegría y envidia de verles. Estábamos en el Delta del Okavango, esperando a las mokoros (barcas) que nos llevarían a una isla desierta para pasar una noche allí.

Alrededor de nosotros había algunas mujeres, niños, y ellos dos.

Yo no sabía entonces que él sería uno de los mokoreros que nos llevarían hasta la isla y pasarían la noche allí. Cuidaría de que el fuego no se apagara. Estaría pendiente de que no viniera un elefante y nos pisoteara mientras dormíamos.

pareja de Botswana en Gentes de África

Yo sólo me fijé en los gestos de cariño y las miradas de profunda complicidad. A él se le veía muy sonriente y contento, y no dudó en posar con ella para alguna de nuestras cámaras. Ella, se notaba, estaba un poco cortada. Pero también se leía la felicidad en sus ojos.

Él mudó esa expresión de contento una vez nos fuimos. A buen seguro la echaba de menos.

Una pareja guapa aquélla 🙂


Namibia


Aquélla vendedora de pulseritas y collares, cerca del mercado de Opuwo tenía una sonrisa franca y una mirada limpia.

Guapísima, con los colores de su pañuelo realzando el rostro, no dudé en curiosear en su puesto en busca de algún recuerdo.

Nos pusimos a regatear y poco a poco llegamos a un acuerdo.

Gentes de África en Namibia

Con unas risas y guiños conseguí el precio que a ella también le convenía y le pedí permiso para hacerle esta foto.

Mujeres trabajadoras. Son las que sacan adelante a sus familias en toda África. Jóvenes como ella que, espero, sean felices.


Burkina Faso


Vuelvo a recordar la región del Sahel, siempre precaria y quizá por eso fascinante, hoy amenazada por los islamistas y su crueldad despiadada. Recuerdo esa noche en un campamento de Kel Tamashek, “parientes” de los tuareg.

niña de Burkina Faso en Gentes de África

Nos dejaron montar las tiendas al lado, y la noche nos regaló cantos y risas con los chavales del campamento…

familia nómada de Burkina en Gentes de África

Chavales que al día siguiente nos regalaban sus sonrisas delante de su hogar. Han pasado varios años, serán ya unos hombrecitos y unas mujercitas, en esa sociedad donde la adolescencia tiene poca cabida.

Ojalá las cosas les vayan bien, ojalá, in sha allah!


Etiopía


Llevábamos apenas unos minutos de visita en las iglesias talladas en la roca de Lalibela, cuando descubrí a este monje o joven religioso, sentado a la puerta de una de las iglesias.

¡Cómo no hacerle una foto, en tamaña pose y con ese gorro de color amarillo o naranja!

Mientras pensaba en cómo hacérsela para ser discreta y que no se molestase, empecé a observarle. Él estaba observando a los occidentales que andábamos por allí, con una expresión divertida. Incluso, en un momento dado, alguien llamó a otra persona en voz un poco alta, y éste, el monje, se echó a reír bajo su manta. En fin, creo que se lo pasó bien! 🙂

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Etiopía


Ante el majestuoso río Omo, en el sur de Etiopía, la vida de los Karo se ve interrumpida de vez en cuando por algún grupito de guiris que llega hasta allí en sus 4×4.

En ese par de días que pasamos allí, un niño pequeño, que apenas hablaba por cierto, no paraba de revolotear entre nosotros.

Enseguida empezó a coger las cámaras de unos y de otros y adoptaba todos los gestos que nos había visto hacer.

Aparte de eso, de vez en cuando se mostraba mimoso, posaba para las fotos como el mejor modelo y nos tenía a todos enamorados, para qué negarlo :-).

Sus padres vinieron a por él cuando era de noche y nos disponíamos a cenar. Tenía que irse a dormir!! él no quería y lloriqueaba, y la madre se lo llevaba con gesto severo.

Cuando nos fuimos, al día siguiente, después de presentarse en el desayuno apenas había amanecido, lloraba de nuevo desconsoladamente. Espero que el contacto con estas gentes tan diferentes que somos nosotros, con esa tecnología que es la de las cámaras, lo integre bien con su condición de karo. Sólo lo espero, lo anhelo y lo deseo. A veces me entran dudas al respecto y no sé si está bien que vayamos allí, que irrumpamos en sus vidas así, a veces…

tribu karo en Gentes de África


Malí


Frente a la ciudad de Gao subimos a la Duna Rosa, en plena Curva del Níger. Enseguida nos vimos rodeados de niños correteando y pidiéndonos las botellas de agua.

Nos fuimos separando, cada uno iba a su paso, y hubo un momento en que me quedé sola con al menos doce niños a mi alrededor.

Me puse a cantarles canciones a voz en grito y ellos a imitarme. De ahí seguimos jugando. Ellos haciendo el tonto con sus chanclas y sus carreras duna abajo – duna arriba. Un sitio mágico y vivo gracias a ellos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Camerún


Sabga es un pequeño asentamiento peul que está muy al sur del hábitat de esta etnia, en el Noroeste de Camerún.

Los peul son tradicionalmente pastores. Dando un paseo por el pueblo, me fijo en un cartel donde se anuncia una cooperativa de mujeres que hacen leche y yogur.

Estaba cerrada, pero acariciamos la posibilidad de que nos la abrieran y nos vendieran un queso… ya salivábamos sólo de pensarlo.

Preguntamos a una mujer, y le decimos que queremos comprar queso. Entra en una casa y al poco sale otra mujer con la llave y nos lleva allí. El local es muy pequeño, tienen todos los aperos clásicos para hacer queso y dos neveras domésticas. No hay queso, pero sí yogur. Lo probamos y… increíble, qué sabor!!!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un hurra por las mujeres emprendedoras de todo el mundo, incluso (o más) de lugares tan apartados como éste.


Camerún


En muchos lugares ponerse ante la cámara significa adoptar una postura seria y formal.

Como cuando aquí la gente iba al “fotógrafo” a hacer las fotos de familia o destinadas a documentos oficiales.

Seguramente, viendo esta foto, pensaréis “no quieren ser fotografiados”

Gentes de África en Camerún

Y sin embargo… vaya cambio, eh? 😉

fotos en Camerún en Gentes de África

Foto cedida por mi compañera de viaje Maribel

¡Viaja seguro!

banner los viajes de Ali con IATI

Si quieres más información, pulsa aquí

¡Suscríbete al blog por correo electrónico y recibirás las nuevas entradas!

Únete a otros 132 suscriptores

Imágenes y sensaciones de…

imágenes y sensaciones

Postales de viaje

Postales de viaje

Blog asociado a MadridTB

Madrid Travel Bloggers

No os lo perdáis

Madrid Travel Bloggers