Looking for Something?

Abomey, Patrimonio de la Humanidad de Benin

Author:
abomey

Abomey, sólo su nombre suena a África ¿verdad? Pues además es el Patrimonio de la Humanidad de Benin más reconocido.

Este es el Benin de la tierra roja. Tierra con la que se construyen casas y palacios. Tierra que está presente en el polvo que cubre las plantas hasta que llegue la lluvia, que se pega en las fachadas de las casas, en los objetos, en tu piel. Y por fin lo veía con mis propios ojos. 

Patrimonio de la humanidad de Benin

El Abomey de hoy es el recuerdo del reino que un día fue, y durante 300 años, el centro de un poder guerrero.

El centro de un reino que fue capaz de controlar dos comercios que marcaron la historia de la humanidad. La esclavitud y el aceite de palma. Con este se inició la industria de la cosmética, una de las más importantes a nivel mundial.

Abomey fue declarado Patrimonio de la Humanidad de Benin en 1985, después de que un tornado amenazara los Palacios Reales de los reyes fon, la etnia mayoritaria de esta región que está a sólo 130 Km de Cotonú (unas 4 horas de carretera).

Ya habréis entendido que este es un sitio de riqueza histórica como pocos hay en esta región de África.

Qué ver en Abomey, Patrimonio de la Humanidad de Benin

Al principio no entendí muy bien la ciudad, porque no era capaz de verla. Calles que en realidad son más carretera que “calle”, casas y edificios bajos y distantes entre sí.

Parece que siempre te estás saliendo, que nunca llegues al centro urbano, parece que no hay ciudad. Pero la hay.

Muros de tierra roja o pintados con dibujos simbólicos, rituales. Tapias que esconden palacios que a su vez guardan la memoria de unos tiempos no tan distantes.

Palacio real de Abomey, Patrimonio de la humanidad de Benin

Leo en la guía Benin de Joan Riera que la ciudad está en un emplazamiento extraño, en una meseta poco favorable para la agricultura y sin agua.

De hecho, en el palacio se encontraron muchas jarras para tener reservas de la misma. Parece ser que tenían un buen número de servidores dedicados a rellenarlas cada día. Y tenían que hacer un desplazamiento de 10 km. para conseguirla.

Pero la meseta, seguramente fue esto, permitía ver llegar a los enemigos y tener un lugar de defensa mucho mejor que en tierras más bajas.

Los palacios reales de Abomey

Ya lo he dicho antes, el Reino de Dahomey estaba donde estaba. Permanecía donde permanecía, gracias a su poderío militar.

Esto lo descubres en la visita a los Palacios Reales de la ciudad.

Un gran complejo de edificios de tierra roja adornados con relieves pintados de colores que representan los símbolos religiosos que protegen, los vudú, a los que hay que tener en cuenta siempre porque si no se vuelven contra ti.

También cantan las gestas guerreras de sus reyes y muestran los símbolos de la realeza.

palacios reales de Abomey Patrimonio de la Humanidad de Benin

Aquí se desarrollaba la vida palaciega. A diario había recepciones de nobles, vasallos, gentes que pedían consejo o que el rey dirimiera en sus conflictos.

Había personajes de importancia como el ministro que siempre estaba a su lado y se ocupaba de velar por que todo el mundo cumpliera con el protocolo.

Y todo esto me recordó muchísimo a la recepción de nobles que pude presenciar en N’Gaoundère, Camerún. Salvo que allí lo vi con mis propios ojos. La historia en vivo y en directo.

palacios reales de Abomey Patrimonio de la Humanidad de Benin

El único ejército de Amazonas de que se tiene constancia

También descubres que aquí existió el único ejército de amazonas (mujeres guerreras) del que se tiene constancia histórica. Es decir, documentada por registros oficiales.
Ellas, que guardaban celibato, se consagraban a la guerra y a proteger a su rey. Peleaban más y mejor que ellos. Renunciaban a su condición de “mujer” porque esto significaba debilidad y el deber de someterse a ellos.

Ellas, que morían con gusto si no vencían en la batalla porque no eran dignas de guardar a su rey.
Un ejército que existió hasta 1894, cuando el reino se sometió a los franceses. La última amazona murió en 1979.  Da un poco de vértigo pensar en lo cercano de esta fecha ¿no?

La visita a los Palacios Reales de Abomey se debe hacer con un guía

De los que están en la puerta, previo pago de la entrada (al finalizar también hay que pagar al guía).

No se permite hacer fotografías excepto al primer patio, el exterior.  De hecho, te obligan a guardar la cámara y las mochilas en unas consignas. ¡Tendréis que ir para verlo mejor!

Patrimonio de la humanidad de Benin

Sí puedo afirmar que a medida que vas visitando las distintas habitaciones, patios, y observando los edificios mientras escuchas las explicaciones, vas comprendiendo la importancia de este reino. Es fascinante. 

La visita puede durar entre 2 y 3 horas según la cantidad de preguntas que hagáis, así que hay que reservar tiempo. También os da una idea de las dimensiones del lugar.

Impresiona ver un trono real aposentado sobre los cráneos de sus enemigos. Las ropas de las amazonas (eran altas y fuertes). Y las armas antiguas con las que guerrearon una y otra vez.

Fruslerías a cambio de seres humanos

Impresiona ver muchos otros objetos tanto propios como fruto del comercio con los europeos, a cambio de esclavos.

Porque sí, aquí se iniciaba uno de los recorridos del duro peregrinaje de esos seres humanos tratados como objetos. Estos reyes los vendían a cambio de cañones, fusiles, telas, vajillas de porcelana y cristal e incluso cuentas para collares y adornos.

Impresiona ver la tumba del rey que sólo puedes pisar con tus pies desnudos. Donde aún se realizan rituales vudú que le rinden pleitesía.

Y la tumba de sus 41 mujeres que fueron enterradas vivas en una parcela cercana. Tumba que comunica con la del Rey, a través de un túnel. Obviamente, para que el difunto disponga de ellas.

Nos cuentan que las mujeres fueron dormidas con una droga antes de sepultarlas ¿Dulcifican la historia para no herir los sentimientos de los blanquitos, o fue así?

Los franceses llegaron a establecer la residencia del gobernador en el interior del recinto, entre los palacios reales.

Ahí dentro, mancillando el terreno sagrado en el que habían vivido un rey tras otro. Reyes que adquirían su carácter divino sólo después de muertos. Hay que tener mala leche. Pero les duró poco, porque se tuvieron que ir, expulsados a sangre y fuego.

Todo empezó con la construcción de un palacio, y se llegó a la cifra de 12. Cada vez que llegaba un nuevo rey, se construía un palacio. Todos con sus muros. Además un gran foso rodeaba todo el recinto pero hoy es difícil de apreciar.

Los palacios y templos de Abomey

Fuera del recinto principal que hoy es museo, hay varios palacios privados a lo largo y ancho de la ciudad. Son localizables por las pinturas que lucen en los muros exteriores y alrededor de la entrada que da paso a un primer patio.

En algunos hay carteles advirtiendo de la prohibición de hacer fotografías y de la disponibilidad de ser visitados. Supongo que así hacen algo de negocio, o tienen un carácter más de museo privado que de residencia.

Patrimonio de la humanidad de Benin

Son los de los descendientes directos de la realeza.

Hoy en día hay 2 candidatos que se disputan el trono. Sí, sí, la historia aún no ha acabado en Abomey!!

Dicen que se les puede visitar, pero hay que solicitarlo según su protocolo y esperar a que te concedan audiencia. Además de dinero, te puede llevar bastante tiempo. Días o incluso alguna semana, así que… otra vez será.

Patrimonio de la humanidad de Benin

Patrimonio de la humanidad de Benin

Una ciudad llena de templos vudú

Abomey continúa sorprendiendo.

Hay templos fon por doquier. Algunos también se revisten de pinturas, y todos de símbolos y altares vudús de todo tipo.

Los vudú son objetos que representan a sus dioses. Pueden ser desde un montón informe de barro, hasta una sábana vieja y salpicada de sustancias de diferentes procedencias, incluida la sangre de los pollos sacrificados y sus plumas.

De charla con un sacerdote vudú

Después de dar vueltas y vueltas, nos acercamos a un templo. En principio parece una casa con la tapia pintada de figuras simbólicas.

Enseguida sale un hombre de aspecto imponente, vestido únicamente con una tela de cintura para abajo.

Tiene un rostro de esos que no se olvidan. Grave, duro, fiero, majestuoso. Y su voz es igual.

Patrimonio de la humanidad de Benin

Después de que nuestro guía Moussa charle un poco con él, le cuente qué queremos y le tranquilice acerca de nuestras intenciones, pues él no está por la labor de dejarnos ni siquiera que nos acerquemos, accede a contarnos la historia del templo a cambio de 5.000 CFAs.

Sin embargo, nos advierte de que se está haciendo en ese momento una ceremonia de escarificación de un miembro de su comunidad. Por tanto, nos prohíbe el paso al interior. También nos prohíbe que le fotografiemos porque le hemos pillado poco más o menos que en pijama, y no quiere ser retratado así. ¡Es lo que hay!

Nos regala -porque fue un regalazo- una explicación sobre la religión vudú a partir de los símbolos que hay en el muro exterior (y que sí nos permite fotografiar).

Intento atender y demostrar atención, esto es importante para evitar mosqueos. Pero al cabo de poco tiempo no es algo que me resulte forzado porque es de esas personas que fascinan. No es tanto por lo que cuenta, como por cómo lo cuenta.

Sus aptitudes para la comunicación son innegables. La voz, en ese tono grave, cambia hacia tonos más altos o más bajos. Siempre con pasión y ayudándose de las manos. Nos atrapa en su relato.

El hombre que tan bien comunica nos cuenta de la religión vudú.

Esta religión, entre otras cosas, tiene un símbolo con el que comunica la unificación de todas las religiones.

Según él, todas al fin y al cabo hablan de un dios único supremo que protege a las personas. Buen recurso para que los feligreses que se quieran ir al Islam o al Cristianismo, no lo hagan del todo.

Patrimonio de la humanidad de Benin

El símbolo vudú que representa la unificación de todas las religiones

Nos cuenta que el vudú hay que hacerlo para buscar el bien, y para asegurar el bien…

En otras palabras, es una lucha constante contra el mal.

Patrimonio de la humanidad de Benin

Terminamos, sin saber muy bien cómo, hablando de la política y de cómo está el mundo. Sí, sí…

Moussa, que estudió en Cuba en su juventud, se lanza a una defensa del presidente Sankara. Aquél que fue asesinado a sangre fría en las calles de Ouagadogou y sustituido por los militares (Burkina Faso). Aquél que, como todos los hombres decentes, parece que logró iniciar el camino hacia un país digno y por eso sus alas fueron cortadas antes de tiempo.

Mientras, el hombre del templo fon nos dejó claro su rechazo hacia los extremistas que hoy campan por los países vecinos asesinando a sangre fría en nombre de la religión.

A nuestro alrededor, durante la hora larga que estuvimos escuchando a este hombre, los niños del barrio jugueteaban y llamaban nuestra atención constantemente.

Patrimonio de la humanidad de Benin

Los chavales nos enseñan su juguete: un peluche con forma de rata, bastante realista…

Los herreros de Abomey

Ese día también hicimos un alto en nuestra búsqueda de templos para ir a visitar a los herreros.

Toda una institución en África. Son los que son capaces de manejar el fuego y la forja, de dar vida al metal, de malearlo y darle la forma que quieren. La que se necesita.

Es un poder que se transmite de padres a hijos y que no se reconoce únicamente como una habilidad manual, sino como un permiso concedido por los dioses a esas familias.

Armas, campanas con las que hacer música ritual, armaduras para la guerra en su tiempo…

Patrimonio de la humanidad de Benin

Hoy están un poco de capa caída. Ya no se acude tanto a lo tradicional, y los productos de China son más baratos y accesibles.

Bajo un chamizo para protegerse del sol, un pequeñuelo vestido con harapos trabaja para que las brasas estén siempre en su punto, accionando un gran fuelle.

El que supongo es el padre, golpea sin piedad el metal enrojecido contra la piedra. Una y otra vez, buscando y encontrando la forma deseada. El sudor corre por su cara concentrada y parece que no nos presta atención, pero en realidad sí.

Con gusto le damos una propina que complemente su escasa economía. A la vista está que no es solo ropa de trabajo los harapos que lleva.

Patrimonio de la humanidad de Benin

Alrededor alguna mujer y varios críos nos observan y se ríen con nosotros. El pequeño del fuelle sufre porque no puede participar, tiene que trabajar. Le hago alguna foto y se la enseño desde la distancia. Es entonces cuando sonríe feliz.
Permanecemos allí con la calma que una visita así requiere. Media hora, una hora. No lo sé porque no lo medí, pero qué más da.

Patrimonio de la humanidad de Benin

Patrimonio de la humanidad de Benin

Patrimonio de la humanidad de Benin

Las calles de Abomey

Con tanta vuelta calle tras calle buscando algún templo fon en el que poder aprender algo más de la religión vudú, no quedó mucho tiempo para callejear.

Cruzamos el mercado, pasando por la zona dedicada a los fetiches. Pintaba bastante espeluznante. Más adelante “disfrutamos” de toda una visita en el de Lomé. Terminamos con la caída de la tarde cerca del hotel donde encargamos la cena para salir después.

Así que teniendo un buen rato por delante, y con la mejor de las luces, salimos a dar una vuelta por allí. Parecía que estuviéramos, como siempre, en los límites de la ciudad.

Patrimonio de la humanidad de Benin

Una pista roja conducía hacia el ¿campo? a ambos lados. Alrededor había algunos talleres, “gasolineras” (puestos callejeros donde sirven gasolina a las motos, que guardan en botellas de cristal), y poco más.

Patrimonio de la humanidad de Benin

Los talleres de esa zona estaban dedicados casi en exclusiva a la sastrería, y muriendo la tarde muchos estaban cerrando.

Pero nos encontramos con gente muy simpática dispuesta a bromear. A echarse unas risas con nosotras. Querían saber de dónde éramos, saludaban, posaban para mi cámara. Después se divertían muchísimo viendo las fotos en la pantalla.

Patrimonio de la humanidad de Benin

Patrimonio de la humanidad de Benin

El mercado de las ánimas

Sí, acabo de decir que íbamos a salir por la noche, pero no a hacer qué.

Resulta que en el mismo recinto del mercado de Abomey, un día por semana, se celebra el mercado de las ánimas. Suena… como suena, sí.

Yo no sabía qué esperar. Sólo nos habían dicho que no se nos ocurriera llevarnos la cámara porque podíamos provocar algún altercado. Se ponen muy nerviosos, mucho más que de costumbre.

Y también que es un mercado en el que, dicen, las ánimas van a comprar. Es decir, los espíritus, las almas de los muertos.

Yo no sabía qué venderían allí, ni siquiera si vendían algo “real”. O si lo que vendían eran los espeluznantes fetiches que habíamos visto de día. Tampoco si habría luz.

Accedimos al recinto del mercado por una de las entradas laterales (ocupa una superficie cuadrada o rectangular).

Todo está oscuro como la boca del lobo

Y lo primero que distingo son los armazones de madera de los puestos, vacíos de mercancía y gente. También reina el silencio.

Al fondo, se distinguen algunas luces, que no son eléctricas. Son pequeñas lámparas de petróleo fabricadas con latas de leche condensada o similar. Avanzamos a trompicones. Utilizamos de vez en cuando la linterna del móvil para no estamparnos entre los objetos que hay tirados por el suelo. No son muchos, pero sí hay algún tablón y quizá con algún peligroso clavo…

Patrimonio de la humanidad de Benin

En aquellos puestos se vende… lo mismo que en el mercado diurno: tomates, cebollas, ajos, arroz, pescado ahumado, etc.

Sí, es el mismo mercado, pero solo iluminado con lamparitas. Creen que así los espíritus se atreven a salir a hacer sus compras, las mismas que necesitan hacer los vivos.

¿Qué os creéis, que ellos no tienen su vida en el más allá, eh?!!

Patrimonio de la humanidad de Benin

Hoy en día el mercado ya no es lo que era, pues muchos comerciantes no se molestan en abrir también por la noche.

Digamos que las tradiciones como esta se van diluyendo poco a poco, así que sólo una pequeña zona del mercado diurno está ocupada por el de las ánimas.

Patrimonio de la humanidad de Benin

El ambiente es interesante. Mucho menos amenazador de lo que prometía y pensé en un principio.

Las mujeres parloteando, los críos circulando entre nuestras piernas, tirándonos de la manga o incluso abrazándose a nuestras piernas. Los mozos pidiendo paso con sus carros y cargas igual que durante el día. Las lámparas, la oscuridad.

Patrimonio de la humanidad de Benin

Entrada principal del mercado, desde el exterior

Al final, como veis, me atreví a hacer furtivamente algunas fotos con el móvil. Discretamente y ayudada por las sombras, y tratando de no apuntar a nadie. Por supuesto sin flash.

Si hubiera llevado la cámara, podría haber hecho “algo” desde cierta distancia. Además continuamos dando una vuelta por las calles de alrededor donde también había puestos, música de una tienda que vendía entre otras cosas placas solares, y alegría.

Patrimonio de la humanidad de Benin

Tanto que nos pusimos a bailar al son de aquella música tan divertida y vital, en una esquina. Y las mujeres, niños y niñas de nuestro alrededor, además de los conductores de las moto-taxi… se partían de risa.

Probamos la piña recién pelada, muy dulce, y alguna cosa más que ya no recuerdo. Tras una segunda vuelta por el mercado de las ánimas nos fuimos a dormir.

Un gran día.

los viajes de ali iati Si quieres más información, pulsa aquí

Feedback

7
  • Eísabet

    Después de leer tu artículo no puedo evitar pararme a reflexionar un poco sobre qué es importante y qué no … Ver la ilusión en las caras de esos niños debió ser algo increible! Es realmente formidable tu pasión para con el pueblo africano, yo aún no lo conozco, pero gracias a tus relatos consigo verlo más cercano. 🙂

    Un abrazote!! Eli

    • Alicia Ortego

      Eli!! Muchas gracias, me hace mucha ilusión que comentes por aquí, y gracias por ver y entender mi pasión por los pueblos africanos. De verdad que el día que te arranques y vayas a alguno de estos países, lo entenderás y compartirás, estoy segura ? besos!

  • Diabarama

    Mira, el post me ha encantado, pero me estoy partiendo de risa y verás lo que pasa: estoy en mi portátil, inmersa en la lectura, y haciendo poco a poco scroll, cuando llego a la parte del señor vestido con una tela de cintura para abajo, con ese rostro tan duro e interesante, y voy bajando poco a poco la imagen con el ratón con ánimo de descubrir tan impactante imagen… when de repente me veo la foto de la niña despatarrada sonriendo!!!! Jajajajaja, se me han saltado hasta las lágrimas!

    • Alicia Ortego

      jajajajaaja!!!! yo no me di cuenta hasta que le di una última lectura antes de publicar y… ¡me pasó lo mismo que a ti!! pero decidí dejarlo, un puntito de humor no viene mal ;P

      • jorge

        Sí, yo viví un tiempo en Benin (o Dahomey), en Cotonou. Un país curioso.

        • Alicia Ortego

          Un día escribiré sobre Cotonou, aunque mi paso por allí fue fugaz, nada que ver con tu experiencia 🙂

          Gracias por tu comentario Jorge!
          Saludos

Deja un comentario

¡Viaja seguro!

banner los viajes de Ali con IATI

Si quieres más información, pulsa aquí

¡Suscríbete al blog por correo electrónico y recibirás las nuevas entradas!

Únete a otros 132 suscriptores

Imágenes y sensaciones de…

imágenes y sensaciones

Postales de viaje

Postales de viaje

Blog asociado a MadridTB

Madrid Travel Bloggers

No os lo perdáis

Madrid Travel Bloggers